Cáritas: La inmigración, un fenómeno que pide respuestas nuevas

Habla Giancarlo Perego, responsable de la organización en Italia

| 289 hits

RIMINI, 18 junio 2002 (ZENIT.org).- El fenómeno de la inmigración exige que Europa ofrezca nuevas respuestas, ha afirmado el 28º Congreso de Cáritas en Italia, que del 18 al 20 de junio se celebra en Rimini.



Esta realidad «no debe servir para crear nuevos muros y ocasiones de conflicto y enfrentamientos, sino para aceptar el cambio y atravesar juntos un paso cultural histórico importante», afirmó en su intervención Giancarlo Perego, responsable nacional de la Cáritas italiana.

Estas afirmaciones, como explica el Servicio de Información Religiosa de la Iglesia en Italia (SIR), es la falta de acuerdo entre los ministros de Exteriores de la Unión Europea sobre las líneas políticas frente a los países de «origen y tránsito» de la inmigración.

Según constató Perego, esta fisura nace de una situación diferente respecto a la inmigración - los países mediterráneos están más expuestos al desembarco de ilegales --, así como de una interpretación política distinta del fenómeno.

«Por un lado --y es la posición predominante--, no se quiere ver el problema de la movilidad en cuanto tal, sino que se atiende sólo a los aspectos de conflicto y enfrentamiento; por otro lado --y esta es la actitud más correcta-- se busca interpretar el fenómeno en clave europea, intentando enfrentar los cambios con una actitud positiva», aclaró el responsable de Cáritas italiana.

Asimismo, recordó que la inmigración «interpela a las comunidades cristianas a saber encontrar respuestas nuevas, en colaboración con las instituciones».

La función de Cáritas en este contexto es la de «ayudar a las personas que se encuentren ilegalmente en nuestro territorio a hacer frente a sus necesidades inmediatas y existenciales, pero siempre intentando ayudarles, en las formas establecidas, a salir de la ilegalidad», confirmó Perego.

Actualmente, el mundo de la inmigración requiere «además de acogida fraterna, nuevas formas de tutela (…) que ayuden a las personas a ser reconocidas como ciudadanos, sujetos de derecho», afirmó en su intervención Giancarlo Perego.