Cáritas se moviliza a favor de los refugiados abandonados en Guinea Conakry

Las agencias humanitarias internacionales desbordadas por la situación

| 594 hits

MADRID, 16 febrero 2001 (ZENIT.org).- La red internacional de Cáritas ha movilizado sus recursos para atender la grave crisis creada por el más de medio millón de refugiados y desplazados internos de Guinea Conakry, según han confirmado a Zenit fuentes de Cáritas España.



La situación de estas personas ha empeorado considerablemente en los últimos meses, tras la ofensiva lanzada por el grupo guerrillero del Frente Unido Revolucionario (RUF, según sus siglas en inglés), que opera en Sierra Leona, contra este país vecino. Varios campos de refugiados han sido totalmente destruidos.

El RUF, según expertos en la situación africana y fuentes de Cáritas, está apoyado por Charles Taylor, ex guerrillero y presidente de Liberia. Toda la zona vive desde hace años un periodo de intensa inestabilidad a causa de las sucesivas guerras civiles que han azotado los tres países y que esconden en el fondo una lucha por el control de los yacimientos de diamantes existentes en la región.

Las agencias humanitarias internacionales que operan en Guinea Conakry se han visto desbordadas por la situación. Según una información difundida ayer por Secours Catholique (la Cáritas francesa) los recursos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en el país son insuficientes para hacer frente a todas las necesidades de los refugiados.

Cáritas Guinea está poniendo en marcha, junto con especialistas en emergencias del Catholic Relief Services (la Cáritas norteamericana) y Secours Catholique un sistema logístico que permita asistir al menos a una décima parte de los refugiados sierraleoneses y liberianos, cuya situación se ve agravada por las numerosas tensiones que existen entre ellos (anglófonos) y la población local (francófona).

Ya se están realizando tareas de distribución de raciones de comida entre los refugiados que acuden a Conakry, la capital del país, buscando ser repatriados por barco a sus países de origen en los que, por otra parte, la situación no es segura para ellos. Cáritas Guinea ha levantado en un colegio católico un campo de acogida temporal para mil personas, que está totalmente desbordado.

La acción de Cáritas Guinea quiere llegar más allá y ampliarse hasta las zonas de los campos de refugiados. Para ello, ha lanzado una llamada de socorro a la red internacional de Cáritas por un valor de más de dos millones de dólares.