Carta del Papa con motivo de los cien años de la Basílica de Lourdes

Invita a conocer a Cristo con la oración del Rosario

| 451 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 5 noviembre 2001 (ZENIT.org).- Profundizar en el conocimiento de Cristo a través del rezo del Rosario es la invitación que lanza Juan Pablo II a los numerosos peregrinos que celebran el centenario de la consagración de la Basílica de Lourdes «Nuestra Señora del Rosario».



Con este motivo, toda la Conferencia Episcopal del país galo se encuentra reunida en el Santuario mariano durante esta semana en la que celebra además su asamblea plenaria anual, inaugurada este domingo.

La Basílica tiene su origen en la experiencia de Bernadette Soubirous, una muchacha de 14 años que testimonió en los primeros meses de 1858 diecisiete apariciones de la Virgen María, en la gruta de Massabielle, en la pequeña ciudad francesa enclavada en los Pirineos.

En 1862 el obispo diocesano juzgó auténticas las apariciones. Desde entonces, Lourdes se ha convertido en uno de los focos mundiales de peregrinaciones.

El 6 de octubre de 1901 el Papa León XIII invitó a todos los obispos a unirse a la alegría que le provocó la consagración de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario.

«Parábola viviente de piedra y luz, esta basílica revela a los ojos de los peregrinos los quince misterios de la vida de Cristo, mostrando así el sentido profundo del Rosario», escribe el Papa.

«Esta oración, centrada en la contemplación de la Encarnación redentora --añade--, nos permite participar bajo la guía de la Virgen María en los actos del Salvador. Con esta Madre purísima recorremos la historia de la salvación y a través de la meditación de los misterios del Rosario, acogemos el amor de Dios, manifestado de manera sublime en el don del Verbo Encarnado».

«En la aurora del tercer milenio --concluye el obispo de Roma--, estamos invitados a conocer, amar e imitar a Cristo, para vivir en él la vida trinitaria y para transformar con él la historia hasta su cumplimiento en la Jerusalén celeste».