Carta del Papa en el milenio del nacimiento de san León IX

Su recuerdo constituye una llamada a la santidad, afirma

| 298 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 17 junio 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II invita a los católicos a escuchar el llamamiento a la santidad que lanza el milenio del nacimiento de san León IX, Papa reformador y viajero por la Europa de la Edad Media.



El pontífice hace su exhortación en una carta enviada al cardenal Paul Poupard, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, a quien él mismo ha nombrado enviado especial para las celebraciones conclusivas del milenio, que tendrán lugar el próximo domingo, 23 de junio, en Eguisheim, arquidiócesis de Estrasburgo (Francia).

En su breve pontificado, entre 1049 y 1054, año en el que a tras su muerte tuvo lugar el cisma de Miguel Cerulario, León IX se distinguió por la energía con la que promovió la reforma del clero, en años en los que se había extendido entre algunos sacerdotes el concubinato y la simonía, explica Radio Vaticano. Antes, como obispo de Toul, se había entregado también a la reforma de la vida monástica.

En sus cinco años de pontificado, emprendió una serie de viajes por Europa para convocar concilios y asambleas en diferentes ciudades. Fallecido tras una desdichada batalla con los normandos, su fama de santidad se difundió cuando los peregrinos que llegaban a su tumba atribuyeron a su intercesión milagros. Sus restos mortales fueron trasladados después a la Basílica de San Pedro del Vaticano.

En la carta dirigida al cardenal Poupard, Juan Pablo II desea en latín que el recuerdo de aquel pontífice ayude hoy a los cristianos a experimentar la llamada a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad.

Es decir, «al seguimiento y a la imitación de Cristo, maestro de todas las virtudes, especialmente del amor, de la justicia y de la paz, sin las cuales ninguna sociedad humana puede edificarse, crecer, y mantenerse estable».