Carta «profética» del obispo de Querétaro sobre laicidad y laicismo

Presentada por el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano

| 1429 hits

QUERÉTARO, martes, 20 febrero 2007 (ZENIT.org-El Observador).- Como «profética» fue calificada la novena carta pastoral del obispo de Querétaro (México), monseñor Mario De Gasperín Gasperín, por parte del presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), monseñor Carlos Aguiar Retes, quien también es vicepresidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y obispo de Texcoco.



AsImismo monseñor Aguiar Retes dijo estar en absoluto acuerdo con la propuesta de superar el círculo vicioso del Estado laico como sinónimo de sociedad laica, mediante la profundización de la Doctrina Social de la Iglesia y mediante una actividad de la Iglesia mucho más decidida a favor de los pobres, como se deja ver en el documento de monseñor De Gasperín Gasperín.

La carta pastoral --que lleva por título «Testigo de la Esperanza. El Hombre, Camino de la Iglesia»-- fue también presentada ante auditorio completo en la ciudad de Querétaro por el profesor de la Universidad Iberoamericana Raúl González Scmall y por el titular de la Cátedra Karol Wojtyla de Antropología y Ética de la Universidad Católica de Querétaro, el filósofo Rodrigo Guerra López.

En su intervención, monseñor Aguiar Retes recordó que el obispo de Querétaro cumple con todos y cada uno de los elementos de un profeta en su carta pastoral pues es «una atalaya en la cual se conjugan tanto la fidelidad a la Doctrina de la Iglesia como la actualidad de la misma y la creatividad que deben contener todos los medios de evangelización de la Iglesia católica».

El texto de monseñor De Gasperín Gasperín pretende desentrañar la raíz del laicismo que está corrompiendo a la sociedad occidental y que la está llevando a vivir «como si Dios no existiera».

En este sentido, el presidente de la CEM acotó que «como un buen discípulo de Jesús, el obispo de Querétaro ha encontrado en el texto la convergencia multisecular de la enseñanza de la Iglesia y el humanismo» que se ocupa de las raíces de los males sociales.

Por su parte, el profesor y jurista Raúl González Schmall resaltó el tino que tiene la Carta Pastoral de señalar la gran confusión que existe en nuestro tiempo «entre laicismo y laicidad»; habló, también, de la necesidad que tienen países como México, que han sufrido cruentas persecuciones religiosas, de «purificar la memoria histórica» en un ambiente donde «la Iglesia católica siempre propondrá, insistirá y defenderá la libertad religiosa».

«La Carta del obispo de Querétaro --subrayó González Schmall-- contiene las exigencias éticas fundamentales que debe cumplir todo católico en la vida pública, exigencias que pueden resumirse en la solidaridad para con los que menos tienen, la corresponsabilidad con las instituciones, la moralidad en el actuar y, finalmente, el valor de defender aquello en lo que creemos».

En ese mismo sentido, el filósofo Rodrigo Guerra López hizo un enérgico llamado a que, a partir de un documento como éste, «los laicos volvamos a recuperar nuestra identidad, dejando a un lado el clericalismo y lanzándonos a conquistar los espacios que, históricamente, nos pertenecen».

El también miembro de la Academia Pontificia Para la Vida pidió que los laicos «sean testimonio en medio del mundo, sobre todo para revitalizar los programas educativos y la capacidad de acción mediante la cual podemos y debemos iluminar y transformar las realidades temporales de nuestro contexto».

El contenido completo de la Carta Pastoral del obispo de Querétaro puede leerse en www.cem.org.mx, o en www.diocesisdequeretaro.org.mx