Casi la mitad de las televisiones de orientación católica están en Hispanoamérica

Un estudio de la BCN indica perspectivas y desafíos. El 55 por ciento de la programación trae un mensaje religioso y un 45 por ciento, un mensaje general

Buenos Aires, (Zenit.org) Redacción | 437 hits

En una sociedad que ofrece diversidad de mensajes y variados medios para acceder a ellos, la Iglesia católica a nivel mundial se presenta con cerca de doscientas estaciones de televisión católicas. De estas, alrededor de la mitad están en América.

Lo indicó la BNC –Buena Nueva Comunicación- de Rosario, Argentina, en un comunicado enviado a la redacción de Zeni,t en el que presentan el estudio: “Los canales católicos de Hispanoamérica”, el cual se acaba de hacer público para los gestores, productores y benefactores de estos medios.

Información de interés

Este Estudio, el primero en su tipo, nació por la iniciativa del argentino Leandro Andrés Lanzotti, fundador y director de NBC desde 1983, quien ha desarrollado sucesivos proyectos en el mundo audiovisual católico. Entre estos destaca SIPCATV, un sistema de distribución de programación que le permitió acercarse a los canales del continente, así como la serie televisiva internacional Testigos.

El Estudio, que contó con el apoyo de la Catholic Radio & Television Network de Alemania, fue desarrollado desde mediados de 2012, con una encuesta web compuesta por 53 preguntas de diferente tipo y temática.

Abarca así una amplia gama deinformaciones referidas, entre otros, al personal que trabaja en los canales católicos, las audiencias, el financiamiento, la programación y las necesidades de formación.

Recibieron la encuesta 37 responsables de los canales de televisión católicos de los países de habla hispana de América, de los cuales respondieron 23, correspondiente a 15 países. El Informe puede leerse en http://bncweb.tv/encuestas/estadisticas


El recurso humano

En relación a los recursos humanos, los canales de televisión tienen grupos que van desde los seis hasta las 150 personas trabajando en una estación, siendo que el promedio es más de cincuenta. De esta cifra, el 66 % reciben retribución por su trabajo, mientras que lo demás se cubre en algunos casos con el voluntariado.

En cuanto a la edad del personal, la franja mayor va desde los 26 a 45 años, y con los mayores suman el 76 por ciento del personal. En cuanto a la antigüedad, la mayoría – un 55 por ciento-, tiene menos de 5 años aunque un 45 por ciento ha trabajado allí por más de 5 años.


¿Buena gestión o Divina Providencia?

El modo en que los canales de televisión católicos generan sus recursos es de especial interés, dado que los propios canales quisieran saber “cómo se arreglan los otros”... En este punto el estudio arroja, también novedosas conclusiones.

Las donaciones privadas, a través de diferentes sistemas de benefactores alcanzan un 25 por ciento mientras que las entradas de tipo comercial, son el 43 por ciento. Este punto se compone en gran medida de la venta de publicidad pero también de otros servicios como el alquiler del estudio y del equipamiento, la venta de tiempo de aire para producciones externas (seculares) y otros rubros como, incluso, programas de “televentas”.

Si bien es cierto que la Iglesia local, así como fundaciones, universidades y otras instituciones católicas, hacen un aporte, son los mismos canales los que han explorado diversas formas de financiamiento para una estimación anual de gastos.

Los programas ofrecidos

El Estudio dejó conocer que la mayoría de las estaciones emite las 24 horas, con un promedio de 22 horas. Consultados sobre el “tipo de contenido”, el resultado dio un 55 por ciento “con mensaje religioso” y un 45 por ciento “con mensaje general”.

El origen de la programación arrojó otro resultado elocuente: el 53 por ciento es de producción propia. Al ampliar la indagación, se encontró que la mayoría de esta “producción propia” son “talk shows” en estudio, entrevistas, testimonios y charlas, de diferente grado de producción y calidad.

Según los investigadores a cargo de la encuesta, “la mayoría aún no está en condiciones de afrontar producciones de mayor complejidad, pero la gran producción propia, es un intento de dar una mayor identidad local a las estaciones, especialmente para reforzar la obtención de fondos (tanto donaciones como publicidad) así como la identificación con el público y su ampliación”.

Formación de los comunicadores

Los encargados de los canales de televisión católicos son conscientes de la necesidad de formación de ellos mismos y de sus equipos de trabajo.

Sobre las áreas en donde necesitan mayor formación, entre las principales preocupaciones se encuentran la obtención de fondos por medio de socios y/o donaciones (Fundraising), la venta de publicidad y marketing y la creación de nuevos contenidos y programas.

Concluido el Estudio, los investigadores creen que la TV Católica en Hispanoamérica “presenta hoy un panorama, para nada estático y desde muchos ángulos, asombrosamente novedoso. Sin dudas es un terreno preparado para cualquier esfuerzo que se realice para apoyarles, generar cooperación e instancias de formación y crecimiento.”

El Informe-Análisis Estadístico “Los Canales Católicos de Hispanoamérica” elaborado por BNC Nueva Comunicación, con los gráficos y demás detalles, puede descargarse desde el sitio:

http://bncweb.tv/encuestas/estadisticas