Catedral Metropolitana memoria viva de la fe del pueblo mexicano

Carta pastoral del cardenal Rivera Carrera por la celebración del bicentenario de la "Iglesia Madre"

Roma, (Zenit.org) Redacción | 763 hits

En una carta pastoral, el cardenal Rivera Carrera, arzobispo de la arquidiócesis de México, invita a toda la comunidad de la arquidiócesis a celebrar los 200 años de la terminación de su  “Iglesia Madre”. Las celebraciones darán comienzo el próximo 15 de Agosto, solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María a los Cielos, patrona de la Catedral, con la apertura del la Puerta Santa, la celebración solemne de la Eucaristía, y el himno del Te Deum y finalizarán el 28 de noviembre.

En la carta, difundida por el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), el arzobispo de México invita a las vicarías territoriales a que formen parte participando de los eventos religiosos y culturales que se han organizado y para que junto a sus obispos “peregrinen a este sagrado recinto y muestren así su comunión con la Cátedra, y manifiesten su amor y devoción a María Santísima, asunta a los cielos, Señora de nuestra Catedral Metropolitana”. 

“Una efeméride histórica que coronó los trabajos de casi tres siglos de enormes esfuerzos espirituales y humanos invertidos en esta gigantesca construcción -testimonio de fe viva, de amor ardiente a Dios y a su Santísima Madre, de esperanza de tantos pastores y fieles que pusieron su talento, ingenio y sensibilidad para llevar a cabo este sueño, cuyo único fin fue dar gloria a Dios y rendir homenaje a la Reina de cielos y tierra–, no podía pasar desapercibida para un servidor, cuya Cátedra se asienta en este hermoso recinto, ni para la arquidiócesis de México", señala. "La Catedral Metropolitana es la Iglesia Madre de esta comunidad de creyentes que peregrina en la Ciudad de México”, recuerda el purpurado.

Añade que el “culto en verdad y espíritu” que se rinde a Dios desde esta Catedral, “no puede quedar –como tantos quisieran – en un acto cerrado, como un acto privado de la conciencia” porque el  culto verdadero  “nos debe llevar al compromiso y a la vivencia cotidiana de nuestra fe más allá de los muros sagrados”.

“En este sentido, las puertas de esta Santa Iglesia Catedral son la comunicación de lo divino con lo humano; es una continuidad de la belleza de la fe celebrada en la sagrada liturgia con la vida ordinaria, con sus alegrías y esperanzas, con sus fatigas y tristezas", continúa el cardenal.

Así mismo define a la Catedral como “memoria viva” del legado de un pueblo que peregrina a lo largo de la historia y expresa su conciencia cristiana en torno a la verdad, “la Catedral en su arte, posee toda una pedagogía de fe, en la que viene expresada de forma bella y sublime la piedad de los fieles de tantas generaciones. Por ello, más que ser un patrimonio histórico-cultural, es sobre todo un patrimonio catequético-evangelizador, un patrimonio de amor y de fe que alienta nuestra esperanza”.

Para finalizar el Cardernal Rivera Carrera encomienda a Santa María Santísima, patrona de la Catedral, las actividades conmemorativas de este aniversario “para que en la comunión del amor conservemos este legado de la ‘memoria viva’ de la fe de nuestro pueblo”.