Catequistas, valientes misioneros en las realidades más humildes

El papa habló a sacerdotes, religiosos, seminaristas y laicos

| 1507 hits

OUIDAH, sábado 19 noviembre 2011 (ZENIT.org).- Tras su visita de cortesía al presidente de Benín, Benedicto XVI dejó la capital Cotonú para dirigirse a la ciudad de Ouidah. Allí, en el seminario de San Galo, instó a los sacerdotes y seminaristas a buscar la santidad como último sentido de su misión y para no reducir el ministerio a una simple función social. Sin olvidar a los catequistas a los que llamó “valientes misioneros” en las realidades sociales más humildes.

El papa llegó a media mañana al seminario de San Galo, donde estudian más de 140 candidatos al sacerdocio de Benín y Togo.

Fue acogido por el rector, en la entrada de la capilla dedicada a santa Teresa del Niño Jesús, patrona de las misiones.

Tras la adoración al Santísimo Sacramento, el papa se detuvo en oración ante la tumba de monseñor Louis Parisot SMA, vicario apostólico de Dahomeny y Ouidah, de 1935 a 1955, y primer arzobispo de Cotonú (1955-1060), y ante la tumba del cardenal Bernardin Gantin, arzobispo de Cotonú de 1960 a 1971, cuando Pablo VI lo llamó a la Curia de Roma, donde se convirtió en el primer purpurado africano a la cabeza de un dicasterio (Justicia y Paz, luego también Cor Unum y por último la Congregación de los Obispos), ocupando también el puesto de decano del Colegio Cardenalicio, de 1993 a 2002.

En la capilla del seminario de San Galo, estaban presentes algunos sacerdotes y religiosos ancianos o enfermos y un pequeño grupo de enfermos de lepra.

Asisitió también el presidente de la Fundación Bernardin Gantin –con dos obispos de la junta directiva- que entregó al papa una copia de los estatutos de la fundación.

Tras la visita a la capilla, el papa se dirigió al podio preparado en el patio del seminario, donde lo esperaban sacerdotes, seminaristas, religiosos y fieles laicos de Benín.

El encuentro contó con la introducción de monseñor Pascal N’Koué, obispos de Natitingou y responsable de la formación sacerdotal y el saludo de un seminarista.

Benedicto XVI dirigió a los presentes el discurso que puede leerse en este enlace:

http://www.zenit.org/article-40946?l=spanish.