Católicos abren centros en Siberia para ayudar a madres y evitar que aborten

El aborto está provocando un invierno demográfico

| 1022 hits

MOSCÚ, jueves 19 de febrero de 2009 (ZENIT.org).-La asociación Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) ha dado a conocer su apoyo a una iniciativa del sacerdote Michael Shields, que trabaja en la ciudad siberiana de Magadan, con el objetivo de abrir centros provida para ayudar a las mujeres embarazadas con dificultades.

En un comunicado hecho público este jueves por esta institución, se destaca la buena acogida que la iniciativa ha tenido entre los propios médicos estatales, preocupados por el alarmante descenso de la población "provocado por la actual legislación a favor del aborto de las autoridades rusas, que retrotrae a los tiempos soviéticos".

La iniciativa quiere ponerse en marcha a partir de junio en Magadán y alrededores, una zona de triste fama por haber sido sede de los gulag estalinianos. Precisamente, el sacerdote se dio a conocer hace poco por su libro Martyrs of Magadan (Mártires de Magadan), publicado por AIN.

En declaraciones a AIN, el padre Shields destaca que la idea de la iniciativa partió de uno de los médicos gubernamentales que trabajan en el Centro de Información a Mujeres. "Esto es maravilloso porque Rusia realmente está dando la vuelta y quiere más nacimientos", afirmó.

"El gobierno ruso sabe que la demografía del país no va bien, y esa es la razón por la que los médicos nos han pedido que trabajemos e favor de las mujeres embarazadas", explica.

El año pasado, el padre Shields abrió una casa para alojar a padres y niños recién nacidos con problemas, especialmente madres en periodo de estudios, a quienes las autoridades expulsan de las residencias escolares en cuanto se constata el embarazo.

Este centro, "Casa de la Natividad", ha tenido bastante éxito "gracias al boca a boca" entre las propias mujeres, subraya el padre Shields. También destaca "el fuerte apoyo a la causa provida por parte de la Iglesia Ortodoxa Rusa".