Cede la reciente tensión de Israel con la Santa Sede

«Una tempestad en un vaso de agua», describe el nuncio, monseñor Sambi

| 850 hits

CIUDAD DEL VATICANO/JERUSALÉN, domingo, 28 agosto 2005 (ZENIT.org).- «Ha sido una tempestad en un vaso de agua»: con estas palabras ha expresado el nuncio apostólico en Israel, monseñor Pietro Sambi, la superación del incidente diplomático de Israel con la Santa Sede en julio.



Las dificultades del mes pasado surgieron cuando representantes del gobierno de Israel acusaron públicamente a Juan Pablo II y a Benedicto XVI de no haber condenado los ataques terroristas contra judíos (Cf. Zenit, 26 julio 2005).

Entonces la Santa Sede reaccionó enérgicamente con un largo comunicado en el que se recordaban los numerosos pronunciamientos de Juan Pablo II contra estos actos terroristas y la condena de este Papa de todo acto de violencia de ese tipo (Cf. Zenit, 29 julio 2005).

La prensa internacional está comentando la superación de este incidente dando noticia de la carta que el primer ministro israelí Ariel Sharon ha enviado al cardenal Angelo Sodano –secretario de Estado de la Santa Sede--.

«Las relaciones entre Israel y el Vaticano vuelven a ser buenas como antes», dijo el viernes el portavoz del Ministerio de Exteriores israelí, Mark Regev, según recogió el diario italiano «Avvenire».

El periódico apunta igualmente que el nuncio en Israel –el arzobispo Pietro Sambi— había confirmado: «Ha regresado el buen tiempo. Se ha tratado de una tempestad en un vaso de agua».

La citada misiva fue entregada el martes al cardenal Sodano por el embajador de Israel ante la Santa Sede, Oded Ben Hur.

En el mensaje, según lo afirmado por el propio embajador, Sharon agradece al Vaticano por su compromiso por profundizar en el creciente diálogo entre judíos y cristianos e invita al cardenal Sodano a visitar Israel.

En la reunión con el purpurado, «amistosa e íntima, definitivamente vimos lo ocurrido como algo ya pasado y ahora tratamos de mejorar nuestra relación», explicó Ben Hur, según recoge EP/AP.

El pasado 19 de agosto, en declaraciones a los periodistas en Colonia (Alemania) –en el contexto de la visita de Benedicto XVI a la Sinagoga de la ciudad--, el director de la oficina de prensa de la Santa Sede –Joaquín Navarro-Valls-- apuntaba que «este incidente ha sido aclarado, pero es importante distinguir la diferencia entre un incidente a nivel diplomático o a nivel de relaciones interreligiosas».