Células embrionarias: Obispos lamentan orientaciones de la Comisión Europea

Entre otras cosas, viola la autonomía de Estados europeos, recuerdan

| 894 hits

BRUSELAS, 10 julio 2003 (ZENIT.org).- Los obispos católicos han lamentado «profundamente» las orientaciones de la Comisión Europea publicadas este miércoles que proponen financiar con fondos comunitarios proyectos de investigación con células madre de embriones humanos.



En un comunicado de prensa publicado ese mismo día, la Comisión de Episcopados de la Comunidad Europea (COMECE) recuerda que «estas investigaciones plantean problemas morales fundamentales pues implican la destrucción de embriones humanos».

Por este motivo, recuerda el comunicado, firmado por el secretario de la Comisión episcopal, monseñor Noël Treanor, «son prohibidas en algunos Estados miembros».

La Comisión Europea propuso este jueves financiar investigaciones que utilicen células madres extraídas de embriones humanos concebidos antes del 27 de junio de 2002.

«Si bien esta medida está orientada a asegurar que embriones humanos no sean creados con fines de investigación, lo cual es apreciable, no resuelve la importante cuestión ética», afirma.

La Comisión propuso al mismo tiempo que las investigaciones sólo tengan lugar en los Estados miembros en los que lo autoriza la legislación.

«Ahora bien --aclara monseñor Treanor-- todos los Estados miembros, incluidos aquellos en los que este tipo de investigación está prohibida, contribuyen al presupuesto comunitario y serán, de hecho, invitados a sostener estas investigaciones financieramente».

«Desde nuestro punto de vista, el principio de subsidiariedad exige que las decisiones que se refieren al apoyo financiero de las investigaciones que suscitan importantes problemas morales deban ser tomadas por los Estados miembros individualmente», explica.

«Las decisiones de los países en este campo tan sensible se basan en sus experiencias históricas, así como en sus orientaciones filosóficas y religiosas --recuerda el comunicado--. Teniendo en cuenta las diferencias entre los Estados miembros en lo que se refiere a la investigación con células madres embrionarias humanas, la Unión debería renunciar a una financiación común de estos proyectos de investigación».

«Esperamos que los avances científicos permitan encontrar nuevas terapias para enfermedades que todavía hoy son incurables --propone la Comisión episcopal--. Existen, de hecho, investigaciones que implican células madres adultas con un gran potencial terapéutico y merecen una financiación comunitaria».

«Además, no es seguro que la investigación con células madres embrionarias humanas desemboque en terapias», subraya.

«Pensamos sobre todo que la vida humana tiene un valor intrínseco y absoluto en todas las etapas de su desarrollo y no debería ser en ningún caso utilizada como "materia prima". Un buen fin no justifica el uso de cualquier medio», pondera el texto episcopal.

«El rechazo por razones morales y antropológicas de la utilización de embriones humanos y de células madres embrionarias humanas no constituye un ataque a la ciencia --indica--. Se trata de asegurar que la ciencia no entre en conflicto con los derechos del hombre».

El sexto Programa marco de investigación, adoptado el 27 de junio de 2002, proponía una moratoria hasta finales de 2003 sobre la cuestión de la financiación de la investigación con células madre embrionarias humanas.

Las orientaciones éticas propuestas por la Comisión deben ser estudiadas ahora por el Parlamento Europeo, que podrá ofrecer su parecer, antes de que sean confiadas al Consejo de Ministros, para que tome una decisión antes de finales de año.

«Esperamos que el Consejo de Ministros decida no acordar la financiación comunitaria a las investigaciones con embriones humanos y con células madres embrionarias humanas», concluye el comunicado.