Chiara Lubich presenta la «regla de oro» para prevenir el fundamentalismo terrorista

En un videomensaje enviado a una «Mariápolis» celebrada en Gran Bretaña

| 1247 hits

LONDRES, lunes, 25 julio 2005 (ZENIT.org).- La regla común de muchas religiones, «no hagas a los demás lo que no quisieras que te hicieran», constituye la clave para el diálogo interreligioso, necesario para evitar el fundamentalismo terrorista, considera la fundadora del Movimiento de los Focolares.



Este es el mensaje que Chiara Lubich quiete dejar a los 600 participantes, incluido un grupo de musulmanes, en la Mariápolis, encuentro de verano promovido por ese movimiento, que comenzó este 24 de julio en Lake District Windermere, norte de Gran Bretaña.

El encuentro responde a la pregunta: «¿Cuál es el futuro de una sociedad multicultural, multiétnica y multirreligiosa?».

El videomensaje de Chiara Lubich, enviado al encuentro fue grabado el 19 de junio de 2004, en el Westminster Central Hall de Londres, al intervenir ante más de dos mil representantes de varias religiones, en particular, musulmanes, budistas, sijs, hindúes.

Ante los miedos por el futuro, la fundadora de los Focolares presenta la visión de san Agustín en tiempos de migraciones de pueblos, fenómeno que no debe dar lugar a un enfrentamiento de civilizaciones, sino al «nacimiento de un mundo nuevo».

Lubich presenta el diálogo como prevención al terrorismo y el camino para actuarlo es esa «regla de oro» común a muchas religiones: «no hagas a los demás lo que no quisieras que te hicieran».

Se trata de un amor que es capaz de escuchar al otro hasta «ponerse en el pellejo del otro, penetrar en el sentido para él tiene el ser budista, musulmán, hindú», explica.

Lubich propone también a las religiones una estrategia de fraternidad para superar la brecha entre ricos y pobres y para dar un profundo cambio a las relaciones internacionales.