Chile: Gobierno estudia propuesta de indulto entregada por la Iglesia

Con motivo del bicentenario de la independencia de este país

| 1472 hits

SANTIAGO DE CHILE jueves 22 de julio de 2010 (ZENIT.org).- El presidente de la Conferencia Episcopal Chilena monseñor Alejandro Goic aclaró que la propuesta de indulto presentada el pasado miércoles al gobierno de su país "no busca reabrir las graves heridas de ayer, ni tampoco pretende que ellas se cierren por decreto" sino más bien “busca con todo su empeño el mayor bien de Chile".

Así lo dijo luego de una reunión que tuvieron ayer tanto él como el cardenal Francisco Javier Errázuriz arzobispo de Santiago de Chile para proponer la rebaja de algunas penas a los presos, con motivo del bicentenario de independencia que celebra este país el próximo 18 de septiembre

El texto denominado "Chile, una mesa para todos en el Bicentenario", también fue entregado al presidente del Senado y a la presidenta de la Cámara de Diputados, y fue difundido por la página de la Conferencia Episcopal Chilena http://www.iglesia.cl “Lo hacemos, sea por motivos humanos o por motivos evangélicos”, dijo el cardenal Errázuriz, en declaraciones citadas por Radio Vaticano. El purpurado señaló como “preocupante” la situación actual de las cárceles chilenas.

Propuestas concretas de perdón

El texto propone condonar las penas de los reclusos no involucrados en hechos de sangre, que tengan buena conducta y que padezcan enfermedades terminales. Para los presos con enfermedades irrecuperables, propone conmutar las penas. Plantea también rebajar las condenas a las personas mayores de 70 años y a las mujeres que tengan hijos menores de 18 años.

Igualmente se refiere a las carencias de las cárceles y a los programas de rehabilitación y reinserción social. Por ello plantea el mejoramiento de las condiciones de vida de los reclusos, favoreciendo el trabajo remunerado y el acceso a educación, al deporte así como a otros tipos de pasatiempos. Este punto fue tratado ampliamente en la cita de los obispos con el presidente chileno.

“Nuestra petición no anula ni contradice el imperio de la Ley y la Justicia, sino que lo supone y lo exige”, aclaró monseñor Goic.

La propuesta de indulto también hace alusión e a quienes cumplen penas por delitos contra los Derechos Humanos y plantea considerarlos, a la hora de aplicar beneficios, bajo ciertos parámetros: grado de responsabilidad que le cupo a cada uno, si actuaron con libertad, si tuvieron gestos de humanidad y si han manifestado arrepentimiento.

Algunos opositores

Sin embargo, la petición ha generado polémica varios sectores de este país, especialmente de parte de los familiares de detenidos, desaparecidos y ejecutados políticos durante el régimen de Augusto Pinochet.

Varios de ellos protestaron el pasado martes a las afueras del Palacio de la Moneda, por esta medida. Algunos de los familiares se reunieron en días pasados con los obispos auxiliares de Santiago, monseñores Cristián Contreras y Fernando Chomalí, para insistirles en la necesidad de excluir de la eventual excarcelación a ex militares procesados por delitos de lesa humanidad, argumentando que los autores de estos delitos “no están todavía arrepentidos”.

Frente a este tema, monseñor Goig aseguró que “Esperamos que nuestra petición sea analizada con el mismo respeto, sin prejuicios ideológicos, con generosidad y amistad cívica” y aclaró que esta propuesta se presenta en un contexto de “una sana laicidad, que reconoce las competencias propias del Estado y aquellas de las confesiones religiosas”.

Para el cardenal Errazuriz, pedir el alivio de algunas situaciones le parece  “lo más normal del mundo”. “Siempre nos ocuparemos de la persona humana, en particular de los inmigrantes, de los pobres y enfermos. No podemos olvidar que en el Antiguo Testamento se habla de indulto”, recordó el Purpurado.

Por su parte, la portavoz del Gobierno, Ena Von Baer, dijo que el presidente Piñera "va a tomar una decisión con base a los compromisos del Gobierno con la verdad y la justicia, la unidad nacional y la seguridad ciudadana y las consideraciones humanitarias".

Por Carmen Elena Villa