Chile: La sociedad ha pasado de ser postcristiana a “cristofóbica”

Congreso de estudiantes de Doctrina Social de la Iglesia

| 2196 hits

SANTIAGO DE CHILE, jueves 7 octubre 2010 (ZENIT.org).- Jóvenes que buscan una sociedad más justa y más cristiana participaron, este lunes, en el I Congreso Estudiantil de Justicia y Moral Social “Juan Enrique Concha”. Durante el encuentro, se trataron numerosos temas de Doctrina Social de la Iglesia.

El encuentro, organizado por Facultad de Derecho de la Universidad Pontificia Católica de Chile, contó con una nutrida participación de asistentes durante todo el día.

El evento es una respuesta de este centro académico a la urgencia de cooperar a construir una sociedad más justa y cristiana.

Los jóvenes católicos asistentes al congreso hicieron suyas las palabras de san Alberto Hurtado, de que "la universidad debe ser el cerebro de un país", y que el universitario "no es solo un técnico, sino el obrero intelectual de un mundo mejor”.

A lo largo de la jornada, intervinieron cinco académicos. El decano Arturo Yrarrázaval realizó una semblanza del insigne pensador, precursor de los temas sociales en el Derecho nacional y maestro de san Alberto Hurtado, Juan Enrique Concha Subercaseaux.

Juan Antonio Widow, por su parte, expuso las relaciones de la doctrina social de la Iglesia con la economía y el problema de la usura, mientras que Matías Petersen desarrolló la cuestión de la fundamentación moral de la economía y la inhumana visión filosófica de las escuelas austríaca y de Chicago.

Josef Seifert indagó en las razones por las cuales la Iglesia se alista en la defensa de la vida.

Y por último, Hugo Alberto Verdera, de la Universidad Pontificia Católica de Argentina, mostró el mundo en que debe moverse el católico fiel a la Verdad y cuál es su rol en una sociedad “ya no poscristiana, sino derechamente cristofóbica”.

No obstante, donde radicó lo determinante de este Congreso Estudiantil fue en el amplio interés de parte de universitarios. Hubo 28 trabajos elaborados por alumnos, en que reflexionaron sobre los distintos tópicos que aborda el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia.

A lo largo de las presentaciones, informan los organizadores, “se mostró la equivocidad que existe al hablar de democracia, pluralismo, tolerancia y mayorías, cuyo contenido en muchas ocasiones resulta frontalmente opuesto al magisterio social”.

“Se ventiló –añaden-, el error fundamental de la teología de la liberación, que pone su acento en una redención terrena y no cristiana”.

En materia de aborto terapéutico, eutanasia y matrimonio homosexual, los ponentes “se encargaron de mostrar cuál es el sustrato de estas banderas y por qué la Iglesia las combate con decidida energía”.

Hubo, además, total consenso en “rechazar el liberalismo económico que, con su lógica materialista y economicista, postula una antropología contraria a la dignidad espiritual y cerrada al orden de la gracia.”

Aparte de la reflexión, el debate no estuvo ausente durante toda la jornada, contribuyendo éste a forjar un pensamiento crítico ante las máximas “de un mundo que se pretende edificar de espaldas a Dios”.

El premio “Juan Enrique Concha”, atribuido al mejor trabajo de alumnos evaluado por la comisión académica del Congreso, recayó en el egresado de Derecho y actual estudiante de Filosofía en la UC, Joaquín Reyes Barros.

Con su ponencia titulada “El fin sobrenatural como fundamento de la unidad política”, el ganador muestra que el fin último del hombre (aquello en lo que consiste la felicidad humana) posee no sólo una dimensión natural, sino también otra sobrenatural, a la cual la primera se subordina.

Dicho fin sobrenatural, al constituirse como verdadero fin último de la vida humana, no puede quedar excluido del orden propio de la sociedad, por cuanto la sociedad debe orientarse a que los hombres sean felices.

Dicho de otro modo, al autor sostiene que “no es lícito a la sociedad política, después de la Redención, excluir el cristianismo del orden social”.

El premio “Juan Enrique Concha” consiste en la publicación del trabajo ganador en la revista Humanitas y, además, la entrega de un libro sobre El Magisterio de la Iglesia, gentileza de la editorial San Pablo.

“Esperamos que el Congreso Juan Enrique Concha sea un referente en el pensamiento universitario de América Latina, siempre teniendo como norte el mensaje de Cristo y el de sus santos varones que a lo largo de la historia nos han bendecido con su ejemplo y magisterio” señaló Juan L. Lagos, director del certamen.

Ahora la comisión organizadora del evento se prepara para la segunda versión, que se llevará a cabo en octubre de 2011. Entre sus novedades, estará la internacionalización del evento a toda Sudamérica, esperando acrecentar el diálogo entre hermanos en la región.