China: La prensa oficial confirma la campaña contra la religión en Wenzhou

Podría ser instigada por una visita de Jiang Zemin a la región

| 811 hits

LONDRES, 4 junio 2001 (ZENIT.org).- Existe evidencia documental de la campaña de destrucción de edificios eclesiales de comunidades creyentes no reconocidas por el Gobierno, según informa el servicio de información del británico Keston Institute, en la ciudad de Wenzhou en la provincia de Zhejiang, al sudeste de China.



Documentos de la prensa oficial obtenidos por Keston ya a finales del año pasado muestran que se trata de una campaña planificada contra la «superstición feudal» que se extendió desde finales de octubre hasta diciembre del año pasado, y destruyó centenares de templos e iglesias budistas, taoistas y cristianos, con la explícita aprobación del Partido Comunista local y las autoridades
estatales.

Varios líderes de iglesias declararon a Keston en mayo pasado que la campaña se desencadenó tras una visita del presidente Jiang Zemin a la región, a principios de 2000. Parece ser que se sintió «aterrado» por la vista de cientos de iglesias cristianas y lugares de culto budistas, muchos de los cuales no estaban registrados por las autoridades.

El hermano de un líder eclesial de Wenzhou dijo a Keston que el decreto inicial para la destrucción se emitió en julio del año pasado, ordenando a cristianos, budistas y taoístas que destruyeran personalmente sus estructuras «ilegales».

Como era de esperar, estos no obedecieron. Y fue a finales de año cuando las autoridades municipales decidieron actuar masivamente. Aunque Keston no ha podido comprobar el informe de la presunta instigación presidencial, parece que hay pocas dudas sobre el hecho de que una campaña antirreligiosa de esta virulencia no habría podido desencadenarse sin al menos la aquiescencia del Gobierno central.

Wenzhou es conocida en los círculos cristianos del país como la «Jerusalén de China» debido al espectacular aumento del número de cristianos, sobre todo protestantes, desde que acabó la Revolución Cultural en 1976. Se calcula que se han destruido más de 1.500 iglesias y templos en los alrededores de la ciudad portuaria, desde que empezó la persecución a principios de noviembre pasado.