Científicos constatan errores en el examen de datación de la Sábana Santa

Consideran que se utilizaron remiendos invisibles en el Carbono 14

| 1529 hits

ROMA, 19 agosto 2002 (ZENIT.org).- Nuevos estudios revelan que el análisis realizado con la técnica del Carbono 14 en 1988 sobre la Sábana Santa de Turín no tuvieron en cuenta los remiendos a los que fue sometida en épocas recientes.



Lo revela en un artículo publicado el 9 de agosto pasado en el diario romano «Il Messaggero» Orazio Petrosillo, autor de varios libros sobre la Sábana Santa (entre otros, «El escándalo de una medida. La Sábana Santa y el Carbono 14», Marcombo, Barcelona 1991).

«Medieval era el remiendo, no el Sudario», afirma Petrosillo, explicando que este tipo de costuras invisibles eran sumamente comunes durante la Edad Media para reforzar tejidos de particular valor artístico o histórico.

Según Petrosillo, cuya tesis se basa en estudios de los científicos estadounidenses Sue Benford y Joseph Marino, los científicos de los laboratorios de Oxford, Tucson, y Zúrich que en 1988 estudiaron la Sábana Santa tomaron en cuenta sin saberlo remiendos invisibles realizados con lino en el siglo XVI.

Aquel estudio concluyó que la confección de la Sabana Santa se remonta a los años 1260-1390.

La nueva tesis se ha enunciado después de que los científicos presentaran a expertos en tejidos una serie de fotografías de uno de los pequeños trozos de tela de la Sábana Santa extraídos en 1988 para la datación con el Carbono 14, así como de la parte que no se utilizó. Los tres expertos han reconocido que en los trozos analizados existen tejidos diferentes.

Según cálculos de «Beta Analytic», el servicio más grande para la datación radiocarbónica, una mezcla del 60% de material del siglo XVI con el 40% de material del siglo I podría inducir a una datación del siglo XIII. El cálculo de los porcentajes tiene en cuenta las observaciones de los tres expertos en tejidos.

Petrosillo cita además un estudio de Ray Rogers, químico que formaba parte de Sturp, grupo de científicos estadounidenses que examinó la Sábana Santa en 1978, y que dispone de fibras de lino provenientes tanto de la misma zona del tejido extraído para realizar el análisis del Carbono 14 (recortado por el experto en tejidos belga Gilbert Raes en 1973) como de otras partes de la Sábana Santa.

Tanto en el trozo extraído por Raes como en el utilizado en 1988, las fibras están impregnadas por una sustancia de color amarillo oscuro, cuyo color varía de intensidad de una fibra a otra.

Sin embargo, las fibras provenientes del resto de la Sábana Santa no contienen esta sustancia. Se trata, según los estudiosos, de una forma de goma vegetal amarilla, utilizada frecuentemente en el pasado.

Rogers ha podido comprobar en el pedazo extraído por Raes que existe un remiendo invisible, como los que se realizaban en el siglo XVI.

De hecho, un hilo del pedazo de Raes fue datado con el método del Carbono 14 en el California Institute of Technology.

La mitad del hilo resultaba cubierto por almidón. El hilo fue dividido en dos partes iguales: la parte que no contenía almidón resultaba ser del siglo III, mientras que la parte con almidón fue datada en el siglo XIII.

La Sábana Santa sigue suscitando enigmas científicos, concluye Petrosillo, invitando a la realización de un nuevo estudio científico más adecuado.