Clausura del proceso diocesano de la causa de beatificación del padre Morales

Fundador de los Institutos Seculares Cruzados y Cruzadas de Santa María

| 675 hits

MADRID, martes, 20 marzo 2007 (ZENIT.org).- El 18 de marzo, el cardenal Antonio Mª Rouco Varela, arzobispo de Madrid, presidió la clausura del proceso diocesano de la causa de beatificación y canonización del padre Tomás Morales S.I., fundador de los Institutos Seculares Cruzados y Cruzadas de Santa María, así como de la Milicia y de los Hogares de Santa María.



Al finalizar el acto, se celebró una solemne Eucaristía, en cuya homilía el cardenal Rouco recordó el «sendero de luz» dejado por el padre Morales, una «llamada a vivir la vocación seglar a base de una humanidad sanada, curada, elevada a la condición de hijo de Dios».

Su existencia, constató el purpurado, fue «una invitación» a vivir «apostólicamente, sin cobardías, sin marchas atrás, sino con el empeño y el compromiso de toda nuestra vida y de todo nuestro corazón».

El cardenal concluyó elevando su oración para que este proceso «termine gozosamente y con mucho bien para la Iglesia».

Tras la clausura de la fase diocesana, toda la documentación del proceso se enviará a la Congregación vaticana para las Causas de los Santos, para comenzar la «fase Romana».

El acto de clausura diocesana, que tuvo lugar en la Fundación Pablo VI, contó con la asistencia, entre otros, del cardenal Antonio Cañizares, arzobispo de Toledo, y del secretario general de la Conferencia Episcopal Española, el padre Juan Antonio Martínez Camino S.I.

El padre Tomás Morales nació en 1908. Obtuvo la licenciatura en Derecho en la Universidad Central de Madrid.

Durante aquellos años universitarios vivió como laico comprometido, llegando a ser presidente de los Estudiantes Católicos, a los que representó en numerosos Congresos en distintas ciudades de Europa.

Realizó el Doctorado en Bolonia el año 1932 becado por la Universidad. Ese mismo año, a sus veintitrés de edad, ingresó en la Compañía de Jesús en Chevetogne (Bélgica), donde ordenado sacerdote en 1942.

En 1946 comenzó en Madrid una intensa labor apostólica y social con trabajadores y hombres de empresa. Con ellos inició el «Hogar del Empleado», para cristianizar las estructuras laborales.

Años después fundó los Institutos Seculares Cruzados y Cruzadas de Santa María, el Movimiento Matrimonial Hogares de Santa María y el Movimiento Juvenil Milicia de Santa María.

Ha escrito numerosos libros sobre su estilo pedagógico de educar: «Laicos en marcha», «Forja de hombres», «El Ovillo de Ariadna», «Hora de los laicos», entre otros.

Al final de su vida redactó pequeñas semblanzas de los santos que, a lo largo de la historia de la Iglesia, consideraba podían ser más representativos e imitables en nuestros días.

Se publicaron doce volúmenes, bajo el título de «Semblanzas de testigos de Cristo para los nuevos tiempos», -uno por mes- en un estilo ágil e incisivo.

A estos se añaden otros numerosos escritos para la formación interna de los miembros de los dos Institutos Seculares por él fundados.

El padre Morales falleció en Alcalá de Henares (Madrid) el 1 de octubre de 1994, festividad litúrgica de Santa Teresa del Niño Jesús. La apertura de su causa de canonización tuvo lugar el 24 de junio de 2000 en la archidiócesis de Madrid.