Colombia: El nuevo Código Penal despenaliza el aborto en algunos casos

La Iglesia recuerda la pena de excomunión para quien colabora en él

| 2340 hits

BOGOTÁ, 24 julio 2001 (ZENIT.org).- Hoy entran en vigor los nuevos Códigos Penal y de Procedimiento Penal en Colombia. La nueva normativa recoge en 476 artículos la dispersa legislación de los últimos años.



El nuevo Código Penal ya ha sido blanco de críticas por haber despenalizado delitos como el de bigamia, el matrimonio ilegal (por ejemplo, entre hermanos), el acceso carnal mediante engaño (o estupro) y el tráfico de influencias cometido por particulares.

El Código toca puntos sensibles que han obligado a la Iglesia Católica a recordar la doctrina sobre determinados temas, como el aborto. Los obispos advirtieron que ayer tenían intención de demandar varios artículos de la ley que hacen referencia al aborto.

Si bien el aborto no ha sido despenalizado, el nuevo Código contempla la disminución de penas, cuando el embarazo ha sido producto de violación o de inseminación no voluntaria. También en casos en los que se comprueben malformaciones del feto.

Según el jurista Pedro Alfonso Pabón, "el cambio en el delito del aborto consiste simplemente en consagrar una facultad por la que el juez puede prescindir de aplicar la pena, si el aborto es realizado en circunstancias especiales".

La nueva normativa también incluye los denominados delitos del fin de siglo o "del nuevo mileno", como manipulación genética y clonación. De igual forma, ha tipificado los delitos de pornografía por Internet, el turismo sexual y las lesiones al feto.

La Iglesia ha recordado la doctrina católica en lo que se refiere a la defensa de la vida humana. Los obispos colombianos han advertido a doctores, médicos en prácticas y jueces que participar en la realización de un aborto, que todo ello significa caer automáticamente en excomunión.

En una carta hecha pública el pasado miércoles, firmada por todos los obispos del país, se pide a los colombianos que practiquen la objeción de conciencia y rechacen participar en el "abominable crimen del aborto".

La carta de los obispos recuerda que los creyentes pueden legal y conscientemente practicar la objeción de conciencia con plena validez. Lo que significa que mujeres, médicos e incluso jueces pueden eximirse de participar en un aborto a causa de su creencias.

Los obispos opinan que la nueva ley que entra en vigor mañana debería ser declarada inconstitucional.