Colombia: ''La paz pasa por el fin del conflicto armado pero no es el fin''

''Todos los secuestrados deben ser puestos en libertad inmediatamente'', dijo el presidente de los obispos

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 1125 hits

El cardenal Rubén Salazar Gómez, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), hizo un llamado a todos los colombianos, al gobierno y a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), a tener confianza en los diálogos de paz que se vienen realizando en La Habana, Cuba.

En rueda de prensa, en la jornada de apertura de la XCIV Asamblea Plenaria del Episcopado, en Bogotá, monseñor Salazar Gómez pidió a todos que “tengamos confianza en el proceso de paz... Indudablemente que es difícil tener confianza por la violencia escalonada que se vive en el país... pero tenemos que ser capaces de terminar con esa guerra intestina que ha acabado el país durante 50 años...”.

Explicó que la paz "pasa por el fin del conflicto armado, la paz no es el fin del conflicto armado...Tenemos que apoyar ese deseo que tienen el gobierno y las partes involucradas en alcanzar la paz. Soy partidario de pensar que las FARC lo están haciendo de buena voluntad, que llegó el momento de acabar el conflicto armado... Si el Gobierno y las FARC están convencidos de que llegó el momento de acabar el conflicto armado lo vamos a lograr".

Recordó que no es fácil y existe una "dificultad extrema" que rodea a ese proceso de diálogo entre delegados del gobierno y del grupo insurgente de las FARC.

Explicó que el haber acordado comenzar en medio de las hostilidades armadas, supone "una extrema dificultad porque se está dialogando pero al mismo tiempo el uno está pensando en acabar con el otro".

"Estamos orando al Señor para que esos diálogos en La Habana lleguen a feliz término. Pienso que uno de los aportes fundamentales de la Iglesia es la oración... abrimos nuestro corazón para empezar un proceso de reconciliación con los demás...".

Interrogado sobre las opiniones de algunas personalidades y sectores en contra del proceso de diálogo, afirmó que en el sistema democrático de Colombia, pese a ser imperfecto, las personas tienen derecho a exponer sus razones.

Sin embargo, hizo un llamado para que se haga "un debate no pasional sino racional, un debate de ideas, de altura y argumentos, y no solo un debate de palabras fuertes y altisonantes".

Respecto a la situación de los miembros de la policía y el ejército en poder de las FARC, afirmó que "todos los secuestrados deben ser puestos en libertad inmediatamente. El secuestro nunca podrá ser considerado algo válido y a lo que se tenga derecho".