Colombia: los obispos destacaron la importancia de la acción pastoral

Conclusiones de la XCVI Asamblea Plenaria del Episcopado Colombiano (2ª parte)

Roma, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 522 hits

La Asamblea Plenaria del Episcopado Colombiano celebró en Bogotá su XCVI reunión del 3 al 7 de febrero. Algunos de los temas tratados por los prelados fueron: la dimensión comunitaria, la dimensión social y caritativa de la Iglesia, la dimensión profética de la acción pastoral, la acción pastoral en una Iglesia renovada o la dimensión litúrgica en la acción pastoral.

Monseñor Ricardo Tobón Restrepo, arzobispo de Medellín, compartió con los señores obispos el tema de la dimensión comunitaria. "La dimensión comunitaria nace de una Iglesia particular, en la que está presente la Iglesia universal, enriquecida con el don de la comunión y la misión de Cristo; que se propone colaborar con el Espíritu Santo, que la mueve para que el misterio de salvación sea acogido y vivido en plenitud por los creyentes, en la medida en que se anuncia la Palabra, se celebran los Sacramentos, se promueve la fraternidad y se trabaja seriamente en la transformación del mundo", explicó el arzobispo.

También tomó la palabra el arzobispo de Popayán, monseñor Iván Antonio Marín López. El arzobispo recalcó la relación entre caridad, justicia y política. Y afirmó que "la Iglesia no puede ni debe emprender por cuenta propia la empresa política de realizar la sociedad más justa posible. No puede ni debe sustituir al Estado. Pero tampoco puede ni debe quedarse al margen en la lucha por la justicia".

El arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, fue el encargado de presentar algunos planteamientos y retos en torno a la dimensión profética. Por ello recordó que los contextos en los que se vive y anuncia la Palabra de Dios, tienden cada vez más a sustituir el encuentro, la comunicación, el diálogo, la reflexión y la formación de la conciencia, "por sucedáneos de experiencias sensibles, de facilismo e inmediatez, de lucro ilimitado y pasiones exacerbadas". Y por eso invitó a retomar la iniciativa del diálogo, el movimiento hacia los demás, la capacidad de autocrítica y reconciliación, la apertura a la corrección fraterna, la capacidad ecuménica de construir juntos identidad religiosa y cristiana en el mundo.

Con la guía de Monseñor Fabio Suescún Mutis, obispo Castrense de Colombia, la Asamblea analizó lo que significa la acción pastoral en una iglesia renovada. El prelado invitó a los miembros del Episcopado a tener muy presente la figura del buen pastor que guía y da la vida por su rebaño, a fin de evitar que ésta se convierta "en un lugar común, sin actualidad ni novedad".

La dimensión litúrgica en la acción pastoral, fue el tema abordado por monseñor Fabio Duque Jaramillo, obispo de Garzón. El prelado recordó que la Liturgia es la "cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia" y es la "fuente de donde emana su fuerza".

El Dr. William Mauricio Beltrán, Sociólogo y docente del departamento de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia e Investigador de esta misma casa de Estudios, expuso una descripción cuantitativa de la pluralización religiosa en Colombia. Durante esta presentación se reveló que la denominación que está creciendo con más fuerza es la Iglesia Pentecostal.
Beltrán explicó la hipótesis de que estas denominaciones están creciendo debido a que ellas están satisfaciendo de mejor forma las necesidades sociales y psicológicas de la población".

El arzobispo de Villavicencio, Monseñor Óscar Urbina Ortega, llamó la atención sobre algunas de las situaciones y tendencias que caracterizan hoy el fenómeno religioso en Colombia y el mundo. Recordó que la dimensión religiosa es fundamental en el hombre y explicó que se ha dado un cambio que lleva a que ahora las personas busquen y presten mucha más atención a las imágenes y a todo aquello que les promete emociones y experiencias.

La fenomenología de los grupos y movimientos apostólicos fue abordado por el arzobispo de Bucarmanga, monseñor Ismael Rueda Sierra. El prelado presentó un panorama de la realidad de los movimientos apostólicos en el país. Y destacó la diversidad que existen y la urgencia de que la Iglesia asume un rol más protagónico en el acompañamiento de estos movimientos.

Ver también: La Iglesia en Colombia invita a la ciudadaní­a a votar pensando en el bien común