Colombia: marcharon contra la violencia, con rosario y vela en la mano

El arzobipo de Cali: "Involucrar a toda la comunidad para detener esta ola de violencia"

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 591 hits

La Iglesia católica de Colombia organizó una movilización en Cali contra la nueva ola de violencia. Un gran número de personas se unió a esta iniciativa para apoyar y mostrar solidaridad con la familia de Fabiola Ruíz, mujer asesinada el pasado 31 de diciembre en su casa, en el sector del Alto Jordan, a manos de dos sicarios.

En Cali, su arzobispo Darío de Jesús Monsalve, convocó a los fieles para marchar juntos y orar, con una vela y un rosario en la mano, desde la parroquia de este barrio hasta el sitio en donde fue cometido el asesinato.


La marcha se celebró en la tarde del 7 de enero, recordando el compromiso del arzobispo de Cali contra la violencia, asegura una noticia publicada por la Agencia Fides.

Monseñor Monsalve aseguró a la prensa local que “nuestra marcha es una manera de decir basta a la violencia desde nuestra fe. No nos vamos a detener, queremos involucrar a toda la comunidad para detener esta ola de violencia”.

Según un informe publicado por la prensa local, parece ser que en los primeros seis días de 2014 en Cali han sido asesinadas 25 personas en incidentes aislados, entre ellos cuatro menores de edad. Sólo en 2013 hubo más de 1.900 asesinatos, 1.600 de los cuales con armas de fuego. La venganza es la causa principal, seguida de enfrentamientos entre bandas.

En la invitación a la primera marcha contra la violencia, realizada el pasado 13 de noviembre, el arzobispo escribió: “Frente a las manos de los asesinos que están al acecho en nuestra ciudad, sin piedad, elevamos nuestras manos hacia el cielo. Nuestra impotencia y abandono no busca el camino de las 'armas autorizadas', y menos aún de las armas criminales, sino más bien 'las armas de Dios'. Estas fortalecen a los ciudadanos y a los que tienen el deber de protegerlos, de modo que, juntos, podamos adherir a la verdad y al objetivo común de construir la convivencia entre personas libres e iguales (artículo 13 de la Constitución)”. 


A finales de septiembre el arzobispo de Cali ya denunció enérgicamente la violencia contra los sacerdotes, después del asesinato del párroco y del vicario de San Sebastián Roldanillo.