Colombia: obispo denuncia que guerrilla amenaza a sacerdotes y retira a seis

El prelado de Mocoa-Sibundoy indica la advertencia de que pueden quedarse pero sin celebrar actos religiosos.

Roma, (Zenit.org) Redacción | 730 hits

El obispo de la diócesis colombiana de Mocoa-Sibundoy, monseñor Luis Alberto Parra Mora, ha confirmado el retiro de seis de sus sacerdotes que están siendo amenazados por la guerrilla, en especial a los de la zona rural de Puerto Guzmán y Puerto Leguizamón.

Según informa en un comunicado la Conferencia Episcopal Colombiana "a través de panfletos que llegan a las parroquias, se les informa que deben salir de esa región todos los pastores protestantes y los curas, se les pide además que cierren todas las capillas, no celebren, ni prediquen. Se les advierte que pueden seguir allá, pero sin celebrar ningún acto religioso. Ante esta situación y por su seguridad decidimos regresar a los sacerdotes y ubicarlos en Mocoa, Sibundoy y Puerto Asís".

En palabras del obispo Parra Mora, estas amenazas son una determinación que viene tomado la guerrilla desde hace ya algún tiempo, impidiendo que los sacerdotes ingresen a las veredas a realizar su labor pastoral con la comunidad.

"Al principio las amenazas no eran tan directas, pero luego poco a poco en algunas veredas no los dejaban entrar, hasta que nos redujeron a nada... Recibimos la información a través de unos milicianos que todo el mundo conoce, donde avisan que de acuerdo al manual de convivencia que ellos están repartiendo, los sacerdotes no pueden seguir celebrando ningún acto religioso", ha añadido el prelado.

Del mismo modo ha manifestado su preocupación frente a estos hechos e ha indicado que "la instrucción que la guerrilla está dando a entender con estas medidas, es que ellos son los únicos que pueden hacer presencia en la zona, para formar, informar y reunir a la comunidad".

También ha afirmado el obispo que la fuerza pública y el Estado han estado lejos de la población, y añadió que no ha tenido la oportunidad de reunirse con ellos, por lo que desconoce las acciones que se adelantan para enfrentar esta problemática, que atemoriza cada día más a la población.

Además, ha recordado que la Iglesia no está haciendo otra labor más que anunciar a Jesucristo, llevando mensajes de paz y reconciliación para todas las familias con la Nueva Evangelización.

"En ningún momento estamos nosotros llevando guerra o violencia, estamos invitando para que la violencia desaparezca de las familias, de las comunidades y que ayudemos al desarrollo de nuestra población dando libertad a todos los habitantes de esta región que necesitan escuchar de Cristo ", ha subrayado el prelado.

Así mismo, anunció que el próximo 27 de octubre se reunirá con algunos obispos de esa región para analizar y estudiar la situación que se vive en esta zona del país.

(RED: RL)