Colombia, rezar por los diálogos de paz. Son una tarea para nada fácil

Mons. Octavio Ruiz, en misa por la fiesta nacional colombiana pide buscar soluciones concretas pero factibles. La falta de equidad favorece la violencia

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 721 hits

Con un día de anticipación inició hoy en Roma la celebración de la fiesta nacional de Colombia, con una misa solemne celebrada en la basílica Santa María del Popolo, ubicada en la famosa Piazza del Popolo de esta capital.

Organizada por la embajada de Colombia ante la Santa Sede, la celebración fue encabezada por el arzobispo emérito de Villavicencio, Octavio Ruiz, y concelebrada por diversos sacerdotes colombianos residentes en la ciudad eterna. Y contó con la presencia de diversos embajadores ante la Santa Sede, particularmente  los de las embajadas latinoamericanas. 

La eucaristía estuvo animada por el coro de niños ballenatos del Turco Gil que en Roma debutó con unos diez participantes, en el marco de una gira europea iniciada el 10 de julio y que concluirá el 13 de agosto, destinada a promover la cultura e imagen de Colombia en el exterior. La tournée inició   en Alemania, ahora está en Italia y seguirá en Irlanda e Inglaterra. 

"Que el Señor ilumine a los gobernantes y a aquellos que de manera especial están buscando la paz en nuestro país", pidió Mons. Octavio Ruiz, vicepresidente de la Pontificia Comisión para América Latina, al inicio de la misa. Y en la homilía recordó de un lado la riqueza del país, y de su crecimiento a pesar de la crisis económica mundial y de otro, los factores de pobreza que aún subsisten. 

Añadió que esto es factor de "la discordia y la violencia que se ha desatado en nuestro país y que lleva más de cincuenta años". Recordó que ahora se están buscando caminos de diálogo para encontrar la paz. "No es fácil y sabemos que es una tarea en la que debemos poner mucha fe y pedirle al Señor que ilumine a quienes están realizando estos diálogos, para que encuentren soluciones concretas,  pero que sean factibles y reales", dijo  

Indicó que es necesario que no haya hambre, que todos puedan tener techo y educación y recordó la visita reciente del papa Francisco a Lampedusa, en la que indicó "que hemos perdido la capacidad de llorar por el dolor de nuestros hermanos". El número dos de la Pontificia Comisión para América Latina, lo relacionó al problema de los desplazados que han debido abandonar sus tierras y de los "cordones de miseria que se van formando en torno a las ciudades y delante de los cuales nosotros somos muchas veces indiferentes". 

Por su parte, el embajador Germana Cardona Gutierrez recordó en unas breves palabras la importancia de promover el verdadero rostro de Colombia, como el que demuestran iniciativas culturales como la de este coro de niños.

La periodista y manager de la gira del coro de Turco Gil, Lolita Acosta Mestre le indicó a ZENIT que la gira se realiza con la participación de la Cancillería colombiana, en el marco del plan de promoción de Colombia en el exterior promovida por el Ministerio de Exteriores y gracias ha haber ganado en un concurso, la beca de estímulo ofrecida por el Ministerio de Cultura. 

El instituto Turco Gil, tiene 34 años de experiencia y el coro 14 años de existencia.  Es el fundador y director de la academia, el profesor Andrés Turco Gil, quien selecciona a las mejores voces para estos eventos.   

La celebración concluyó con la oración a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, adaptación de la rezada por el beato Juan Pablo II en su viaje a Colombia el 4 de julio de 1986.

VER VIDEO