Colombia: satisfacción de la Iglesia por los diálogos de paz con las FARC

Expresó el cardenal Rubén Salazar

Bogotá, (Zenit.org) Redacción | 745 hits

El cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, expresó la satisfacción de los obispos del país por los avances que se han dado en los diálogos de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El purpurado aseguró que espera que a través de un "diálogo transparente que busque el bien común de todos los colombianos", los delegados del Gobierno y de las FARC "puedan proseguir --incluso con mayor celeridad- su delicada misión de establecer las bases de un cese definitivo del conflicto armado", donde se dé un acompañamiento especial a las víctimas y que el proceso tenga un ritmo adecuado. 

El cardenal recordó que "el tema de la tierra es fundamental para la construcción de una paz auténtica" y confió en que el acuerdo logrado "pueda traducirse en la implementación de una eficaz política de desarrollo agrícola que priorice y tutele los derechos y legítimos intereses de las familias campesinas." 

En rueda de prensa en la sede del Episcopado, el arzobispo de Bogotá destacó la importancia de atender a miles de víctimas de la violencia, a quienes les ratificó el apoyo y solidaridad por parte de la Iglesia. 

"Los obispos estamos convencidos de que la paz pasa necesariamente por el reconocimiento de la dignidad de las víctimas de la violencia y por la tutela eficaz de sus derechos a la verdad, a la justicia y a la reparación", afirmó.

Por ello, indicó el cardenal Salazar, "reiteramos nuestra solicitud respetuosa a la mesa de negociaciones para que el proceso en curso abra espacios de participación que permitan visibilizar, escuchar y atender los legítimos requerimientos de quienes, de una parte o de otra, han sufrido directamente las consecuencias del conflicto".

Para concluir aseguró que espera que las FARC dejen de recurrir a las armas y puedan alcanzar sus metas a través de los canales democráticos. "Como Iglesia veríamos un gesto sumamente importante que se entreguen todas las armas", precisó.