Colombia: tres sacerdotes asesinados en lo que va del año

Cardenal Salazar: ''Desafortunadamente nosotros, como Iglesia, no nos escapamos de la situación de violencia que vive el país''

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1233 hits

Se realizó ayer martes el funeral del sacerdote colombiano José Ancizar Mejía Palomino, de 85 años, asesinado el 2 de febrero en su residencia en la población de Caldas, municipalidad de Riosucio, y a unos 205 kilómetros al noroeste de Bogotá. Es el tercer asesinato de sacerdotes que se registra en lo que va del año y que indica el indice de violencia que vive Colombia.

El sacerdote era capellán del orfelinato “Sagrada Familia” y de la casa para ancianos "Luisa de Marillac", y residía en Caldas desde hacía 27 años. Su funeral fue celebrado en la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria y de allí se desplazó una caravana hasta el cementerio, con presencia de autoridades locales y la gente del pueblo.

Las autoridades han ofrecido una recompensa en dinero para quien dé información que pueda esclarecer los hechos, pues aunque el cuerpo del religioso no presentaba signos de violencia, fue hallado con ataduras en pies y manos.

El mismo día fue asesinato otro sacerdote, Luis Alfredo Suárez, en el municipio de Ocaña de la archidiócesis de Villavicencio (Meta) a unos 400 kilómetros de Bogotá.

Las autoridades atribuyeron el asesinato de monseñor Jaramillo al Ejército de Liberación Nacional, y el de monseñor Duarte, a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La Conferencia Episcopal de Colombia publicó un informe en el que, sin incluir el caso del padre Mejía, aseguró que, en los últimos 29 años, dos obispos y 83 sacerdotes han sido asesinados en el país.

El 16 de enero se había producido el homicidio del sacerdote Francisco José Vélez Echeverry en una localidad del suroeste del país.

"Desafortunadamente nosotros, como Iglesia, no nos escapamos de la situación de violencia que vive el país", declaró en rueda de prensa el cardenal arzobispo de Bogotá, Rubén Salazar Gómez, según reportaron los medios locales.

Pocos días antes, el cardenal Rubén Salazar tras exhortar a los colombianos a tener esperanza en los coloquios de paz que se realizan en La Habana entre representantes del Gobierno y de la guerrilla FARC, había denunciado la violencia existente en el país.

De acuerdo con la lista anual que realiza la Agencia Fides, por cuarta vez consecutiva América Latina ha registrado el mayor número de operadores pastorales asesinados, respecto a las otras regiones del mundo.