Comisión cardenalicia para mediar en Perú sobre la universidad PUCP

El grupo está formado por los cardenales Erdö, Lacroix y Ezzati. Para llevar el título de Pontificia y de Católica deberá respetar las enseñanzas de la Iglesia

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1050 hits

El papa Francisco ha constituido una comisión cardenalicia para mediar en la situación de la Pontificia Universidad Católica de Perú (PUCP), cuestionada la Iglesia por haber puesto en sus cursos algunas materias con un enfoque diverso al dado por el magisterio católico. 

La PUCP ha informado en un comunicado publicado ayer en su web, que la Nunciatura Apostólica les ha informado que el Santo Padre ha constituido una comisión cardenalicia con la misión de encontrar una “solución consensual definitiva”, enmarcada en la Constitución Apostólica Ex Corde Ecclesiae, a la cuestión pendiente entre el Vaticano y la PUCP.

La Comisión está coordinada por el cardenal Peter Erdö, arzobispo de Estzgom-Budapest, y formada por los cardenales Gérald Cyprien Lacroix, arzobispo de Québec, y Ricardo Ezzati Andrello, S.D.B., arzobispo de Santiago de Chile.

En el año 2011, el cardenal arzobispo de Lima Juan Luis Cipriani y otras autoridades de la Iglesia instaron a la PUCP a que se adecuara a las normas vaticanas. La Congregación para la Educación Católica de la Santa Sede dictaminó, al examinar los estatutos de este centro académico de la Iglesia, que debía introducir cambios para adaptarlos a la constitución Ex Corde Ecclesiae. El asunto despertó polémica en este país, con la resistencia del rector, dirigentes y algunos profesores.

El cardenal Cipriani incluso avanzó la propuesta de que el instituto de estudio se transformara en una universidad privada, en un país en el que existe gran libertad de expresión y opinión, pero sin llevar el nombre de Pontificia, ni de Católica. 

En diciembre del 2012, el arzobispado de Lima no renovó el permiso a la PUCP para que dictara el curso de Teología el siguiente año. El cardenal Juan Luis Cipriani justificó su decisión afirmando “es contradictorio que se siga enseñando Teología en una universidad que no quiere ser pontificia ni católica”. “No le hemos renovado la licencia porque pienso que estamos frente a una institución que está en un enfrentamiento con la Santa Sede”, dijo el purpurado en alusión a la negativa de la PUCP a adaptar sus estatutos a la constitución apostólica Ex Corde Ecclesiae.

El padre Luis Gaspar, doctor en Derecho Canónico y Juez del Tribunal Eclesiástico de Lima, también expresó en su momento que la PUCP tiene el deber de mantener la identidad católica con la cual fue fundada.

Exhortó a ponderar el tema y sentarse a dialogar, ya que no se están poniendo en peligro los bienes de la universidad. “El tema de fondo no es quitar la universidad, no es apropiarse de los bienes, es vigilar la identidad católica de la PUCP”, concluyó.

La Asamblea Universitaria de la PUCP tiene la facultad de designar una terna de candidatos para el cargo de rector y el de gran canciller, y el arzobispo de Lima elige a uno de ellos. Esta norma es la que cuestiona el actual equipo de gobierno del centro académico. Para ellos, sólo a la Asamblea le compete esta facultad.

En su momento el cardenal Cipriani, en declaraciones a los medios, dejó entrever que las autoridades de la PUCP estarían buscando politizar el asunto mediante el ministro de Justicia Francisco Eguiguren para torcer un fallo judicial que ya ha sido favorable a la norma eclesial.

Las autoridades de la PUCP fueron notificadas sobre las modificaciones que según la Congregación para la Educación Católica deben introducir “para superar su irregular situación actual”. La Congregación exige que el estatuto garantice su identidad católica y patentice su dependencia de la Santa Sede.

La PUCP se fundó en 1917, previa aprobación eclesiástica con el carácter de “persona moral pública de Derecho Eclesiástico”, cuyos bienes constituyen bienes eclesiásticos, según la normativa canónica vigente en el momento de su fundación. La erección pontificia llegó en 1942 de manos de Pío XII y se instituyó en 1943 el oficio de gran canciller en la persona del arzobispo de Lima. El 15 de agosto de 1990, el papa Juan Pablo II promulgó la constitución apostólica Ex Corde Ecclesiae, disponiendo que toda universidad católica en el mundo adecuara su estatuto a ella.

En este enlace se puede leer una cronología detallada de los sucesos relacionados con la Pontificia Universidad Católica de Perú.

http://www.arzobispadodelima.org/descarga/cronologiapucp/cronologia.pdf.