¿Cómo hacer el ayuno y oración en la jornada convocada por Francisco?

El beato Juan Pablo II también convocó una jornada similar tras el atentando de las Torres Gemelas

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 13147 hits

Frente a los dolorosos momentos que está sufriendo la nación Siria provocados por la violencia, el santo padre ha propuesto un día de ayuno y oración en el que invita a cristianos, fieles de otras religiones y hombres y mujeres de buena voluntad a que participen de esta jornada. Pedir por la paz en el mundo y especialmente en este momento por la paz en Siria, unirá el corazón y los deseos de multitud de personas este sábado día 7 de septiembre.

El beato Juan Pablo II tuvo una iniciativa similar en el 2001 tras los atentados de las Torres Gemelas de Nueva York cuando invitó a vivir el 14 de diciembre de ese año como un día de ayuno y oración para que Dios concediera al mundo "una paz estable, fundada en la justicia" e invitó a representantes de las religiones del mundo a ir a Asís el 24 de enero de 2002 a rezar por la superación de las contraposiciones y para la promoción de la auténtica paz".

Ayunar también significa hacerse solidario y comprender la situación de las miles de personas que cada día pasan hambre en el mundo. Este sábado puede ser además un momento para explicarle incluso a los más pequeños de la casa el sentido de hacer este sacrificio, que dista mucho de ser un acto vacío de significado.

En una nota que difundió la Oficina de Celebraciones Litúrgicas en esa ocasión, ofrecieron algunos puntos de reflexión sobre el significado del ayuno y la oración.

El día de ayuno, indica, no debe ser entendido exclusivamente según las formas jurídicas del Código de Derecho Canónico; "sino en un sentido más amplio, que implique libremente a todos los fieles: los niños, que voluntariamente cumplen renuncias a favor de sus coetáneos pobres; los jóvenes, muy sensibles a la causa de la justicia y de la paz; todos los adultos, menos los enfermos, sin exclusión de los ancianos".

"En todas las grandes experiencias religiosas el ayuno ocupa un puesto importante", explica. "El ayuno implica una actitud de fe, de humildad, de total dependencia de Dios. Ya en el Antiguo Testamento se encuentran ejemplos donde se recurre al ayuno para "prepararse al encuentro con Dios; antes de afrontar una tarea difícil o pedir el perdón de una culpa; para manifestar el dolor causado por una desgracia doméstica o nacional; pero el ayuno, inseparable de la oración y de la justicia, está orientado sobretodo a la conversión del corazón, sin la cual, como denunciaban ya los profetas, no tiene sentido". Del mismo modo encontramos el ejemplo en la vida de Jesús, cuando ayunó durante 40 días en el desierto antes de comenzar su vida pública.

En la nota también explica que "fieles a la tradición bíblica, los santos padres han tenido en gran consideración el ayuno. Según ellos, la práctica del ayuno facilita la apertura del hombre a otro alimento: el de la Palabra de Dios y del cumplimiento de la voluntad del Padre; y en estrecha conexión con la oración, fortifica la virtud, suscita misericordia, implora el socorro divino, conduce a la conversión del corazón".

El documento al finalizar explica que "la práctica del ayuno está dirigida al pasado, al presente y al futuro: al pasado, como reconocimiento de las culpas contra Dios y contra los hermanos, de las cuales todos estamos manchados; al presente, para aprender a abrir los ojos hacia los otros o la realidad que nos rodea; al futuro, para acoger en el corazón la realidad divina y renovar, a partir del don de la misericordia de Dios, la comunión con todos los hombres y con la entera creación, asumiendo responsablemente la tarea que cada uno de nosotros tiene en la historia".