"Como los discí­pulos de Emaús nos preparamos a responder a Cristo"

JMJ de Rí­o de Janeiro, entrevista a uno de los organizadores del Consejo Pontificio de los Laicos

Roma, (Zenit.org) Daniele Trenca | 896 hits

El padre Eric Jacquinet es responsable de la sección de jóvenes del Consejo de los Laicos. Lo hemos encontrado para conversar con él y entender mejor la dinámica pastoral de este encuentro misionero con los jóvenes de todo el mundo, ideado por el beato Juan Pablo II. El encuentro de Río de Janeiro no será de hecho un punto de llegada, sino el inicio de un camino de evangelización en el mundo de hoy.

Padre Eric, ¿por qué se ha elegido como tema de la JMJ: "Id y haced discípulos a todos los pueblos?" ¿También en consideración con el Año de la Fe?"

-Padre Jacquinet: El encuentro de Río de Janeiro ha sido preparado durante el Sínodo de los Obispos para la Nueva Evangelización. Es en este contexto que se ha iniciado la preparación espiritual a Río, con el mensaje que había escrito el papa Benedicto hace casi un año. Además todos los obispos de América Latina habían pedido una misión continental. En estos dos contextos el papa Benedicto quiso que la JMJ fuese sobre la Nueva Evangelización, porque muchos jóvenes no conocen a Cristo. ¿Quién mejor que ellos pueden ser misioneros hacia estos jóvenes que están lejos de la fe? Juan Pablo II decía que la fe crece cuando se da. En el acto misionero los jóvenes pueden convertirse en cristianos maduros si entran en la actitud misionera. Por este motivo la misión para los jóvenes no es algo superficial, sino un deber, forma parte de su identidad cristiana. Crecer en la fe, crecer en la misión.

No siempre es fácil hablar de Dios a los jóvenes, pero con la JMJ muchos son también los jóvenes que participarán que están alejados de la Iglesia ¿por qué sucede esto según usted?

-Padre Jacquinet: Hay diferentes razones: muchos vienen y encuentran en la JMJ un lugar de amistad. El papa Benedicto XVI en Madrid respondiendo a un periodista dijo "Estoy seguro que nacerán muchas amistades y Dios usará estos afectos". Es una amistad que no se funda sobre un placer, sino sobre una búsqueda de fondo, y esta unión es un signo del amor de Dios. Muchos jóvenes están solos y sin confianza, en Madrid lo hemos visto claramente con los "indignados". Muchos están a la búsqueda de una esperanza nueva que Cristo está en grado de dar. Estos son días en lo que hay muchos momentos de escucha, de reflexión y de oración que son importantes. El papa Juan Pablo II invitó a la JMJ de Colonia a todos lo jóvenes, también los no bautizados porque estaba seguro que también para ellos la JMJ podía ser una experiencia. Un último aspecto es que, en mi opinión, los jóvenes de hoy están muy atentos al deseo de mundialización. Con internet, Facebook, desean estar en contacto con gente de ambientes y etnias diferentes. Esta mundialización no siempre es fácil y la Jornada Mundial de la Juventud es la confirmación de esta experiencia conseguida. Se puede hablar con personas de diferentes países tranquilamente y hacer comunión. El papa Benedicto XVI decía en Madrid: "Vivimos la experiencia que somos todos hermanos en Cristo".

 ¿Nos puede explicar la dinámica pastoral de la JMJ, en particular de la próxima de Río de Janeiro?

- Padre Jacquinet: La JMJ es un peregrinaje sobre el modelo de los discípulos de Emaús. Estos discípulos han hecho un camino, hablando entre ellos con Jesús y no lo reconocieron. También para la JMJ hay una preparación: el santo padre ha escrito un bellísimo mensaje,  con el que los jóvenes se han puesto en camino. Cuando se hace un peregrinaje se dejan cosas: la casa, las costumbres para estar más disponibles a lo esencial. Antes de llegar a Río, en las diócesis habrá una semana misionera donde todos los grupos de fuera de Brasil son acogidos en las familias y viven momentos de oración y de misión. El lunes 22 de julio se trasladarán a Río de Janeiro, donde el martes iniciará la JMJ con la misa de apertura. El miércoles, jueves y viernes por la mañana serán jornadas dedicadas a las catequesis en más de doscientos lugares en 26 idiomas diferentes. El viernes por la tarde será el Vía Crucis donde se podrá confiar a Cristo en su Pasión todas las preguntas y nuestros sufrimientos. En Brasil ahora hay muchos sufrimientos que se expresan con las manifestaciones. Podemos pedir a Cristo su ayuda, su gracia y su consolación. El sábado será el gran peregrinaje para llegar al "Campus Fidei" de Guaratiba donde será la vigilia con el santo padre, por la noche se dormirá al aire libre esperando la misa final que será el domingo por la mañana. Un misa de envío misionero donde algunos jóvenes recibirán la cruz, en nombre de todos, un mandato para su continente. Cada joven será invitado a llevar el Evangelio. Como los discípulos tocan con la mano y después vuelven a Jerusalén para anunciar a Cristo Resucitado, también nosotros volveremos a casa reforzados en la fe para comunicarla a los otros.

Traducido del italiano por Rocío Lancho García

El final de la entrevista se publica mañana