Cómo mejorar nuestra predicación sagrada

Columna del P. Antonio Rivero, L.C. Doctor y profesor de Teología y de Oratoria en el Seminario Mater Ecclesiae en São Paulo, Brasil

Brasilia, (Zenit.org) Antonio Rivero | 982 hits

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA ORATORIA Y PREDICACIÓN

A modo de resumen de todo lo explicado aquí, podríamos dejar estos consejos prácticos que siempre serán muy útiles y provechosos en la predicación.

EN CUANTO AL FONDO

Conocer claramente el auditorio y sus problemas para no hablar “sobre” algo sino “a” alguien.

Determinar el fin y no olvidarse de él durante la preparación del discurso ni durante su pronunciación.

Buscar los motivos más válidos y fuertes para ese auditorio y tratar de aprovechar al máximo su fuerza mediante un desarrollo adecuado, estructurado, lógico y progresivo.

Buscar las pruebas de los motivos que más impacto puedan producir en el público.

Valorar los motivos o ideas que más puedan llevar a la consecución del fin propuesto.

Prever las posibles objeciones del auditorio y tratar de responder a ellas con elegancia, humor e incisividad, pero sin herir ni faltar al respeto.

Procurar la máxima claridad y orden en el desarrollo del discurso para que el público no se pierda.

Buscar más bien argumentos positivos que negativos porque de ordinario son más eficaces.

No atacar al auditorio sino más bien comprenderlo y estimularlo.

No limitarse a un solo tipo de argumentos y pruebas, sino variar: pruebas bíblicas, históricas, científicas, filosóficas, de experiencia.....

Llevar más bien una sola idea pero bien argumentada y valorada, y nunca abrumar al auditorio con complicadas elucubraciones.

Evitar que la “forma” (imágenes, ejemplos, comparaciones…) ahogue el fondo. Es mejor que digan “lo voy a hacer” y no “¡Qué bonito habló!”.

Hacer un exordio atractivo e interesante, de forma que abra el apetito para escuchar el resto del discurso.

Concentrar en una conclusión o peroración breve los puntos clave del discurso.

Continuaremos…

Cualquier duda o sugerencia, comuníquese, por favor, con el padre Antonio Rivero a este email: arivero@legionaries.org