Cómo superar el antisemitismo con la música

Entrevista a los dos componentes del «Proyecto Davka»

| 473 hits

ROMA, viernes, 3 junio 2005 (ZENIT.org).- Maurizio di Veroli (Roma, 1976) y Uri Baranes (Roma, 1975) son dos jóvenes de la Comunidad Judía de Roma que ofrecen espectáculos musicales en centros culturales, pubs y también en locales parroquiales para contribuir a superar malentendidos sobre Israel.



Zenit les ha encontrado a la salida de la Sinagoga de Roma, una de las más antiguas de Europa, para conocerlos.

--Ustedes acaban de presentar un recital en el Centro Rusia Ecuménica y en la Iglesia de Santa Anastasia, ambos en Roma. ¿Se sienten acogidos en ambientes cristianos?

--Proyecto Davka: La verdad es que sí, y nos invitan muy a menudo en oratorios, parroquias o iglesias. Nos damos cuenta de que está creciendo el interés por el mundo judío, y también desde la comunidad judía percibimos más apertura para explicar quiénes somos.

A veces, si nos invitan a los locales parroquiales de una iglesia, nos piden que el repertorio sea exclusivamente religioso, y nos adaptamos. Nuestra propuesta, de todos modos, es precisamente la combinación entre música religiosa y profana, para dar a entender lo mejor posible qué es Israel.

--¿Creen que con su propuesta musical conseguirán superar los prejuicios sobre Israel?

--Proyecto Davka: Ojalá. Estamos sinceramente preocupados por el auge del antisemitismo, que se viste de antisionismo, pero que a nosotros no nos parece tan distinto.

Nos pusimos a reflexionar sobre lo que podíamos hacer para transmitir un conocimiento mayor sobre Israel, y ya que somos músicos, apostamos por el lenguaje musical.

Hay mucha desinformación sobre Israel y en general sobre los judíos, y esto puede generar sentimientos de odio y repulsión. Nosotros lo hemos visto aquí en Roma mismo, y nos preocupa.

Queremos que nuestros familiares y que el pueblo de Israel sepa que hay personas en el mundo que están intentando presentar Israel de manera positiva.

--De los salmos a la música pop, se lee en los posters de sus recitales. ¿Es fácil saltar de una pieza bíblica a una canción pop en pocos minutos?

--Proyecto Davka: Para nosotros Israel es una mezcla de religión, cotidianidad e historia y queremos dejarlo entrever con la música. Nuestro recital se llama «Tra Sacro e Profano» (Entre sagrado y profano), porque ilustramos la influencia recíproca entre la cultura occidental y la judía.

Hemos oído hablar de las raíces judeocristianas de Europa, pues bien, nosotros estamos convencidos de ellas, así como de la influencia de Europa en Israel, que nosotros mostramos con la música.

Cada pieza se introduce con una explicación, y damos al público la transliteración de los textos (están en hebreo). Nos gusta particularmente hacer ver como en la música de Israel conviven felizmente elementos de tradición medio-oriental --mizrachi-- como en la pieza «Le Orech ha Yam».

Hemos insertado una pieza, «Gam Gam», sacado de los salmos, que se convirtió en un éxito en su versión discotequera. Nos gusta intercalar piezas como «Adon Olam», un salmo del Shabbath, con piezas Folk como «Yerushalaim shel zaav», reescrita después de la Guerra de los Seis Días. Nuestro propósito es que a través de la música se puedan superar la desconfianza, e iremos adonde haga falta.

[Más información enviando un mensaje a mdiveroli@mail.tim.it]