Compañera en vida de Edith Stein se encontró con Benedicto XVI en Colonia

Le pidió que declare a la santa doctora de la Iglesia

| 2271 hits

COLONIA, jueves, 25 agosto 2005 (ZENIT.org).- Benedicto XVI se encontró en Colonia con la última religiosa en vida que fue compañera de Edith Stein, santa Teresa Benedicta de la Cruz (1891-1942), martirizada Auschwitz, quien vivió buena parte de su vida consagrada en el Carmelo de esa ciudad.



En el encuentro, sor Teresa Margarita Drügemöller presentó una petición al Papa: «Deseo vehementemente che nombre a Edith Stein doctora de la Iglesia».

El pontífice respondió: «Todo requiere su camino, pero tomo su súplica en consideración».

El encuentro tuvo lugar porque el obispo de Roma invitó el sábado por la mañana a participar en la misa privada que celebró en la capilla del arzobispado de Colonia a veinte representantes de los religiosos y de las religiosas de esa archidiócesis.

Entre los invitados se encontraba la priora del Carmelo de Colonia, sor Ancilla, quien insistió para que pudiera ir acompañada de otra monja, sor Teresa Margarita, compañera de Edith Stein durante el noviciado y durante todo el tiempo de su permanencia en el Carmelo coloniense (del 14 de octubre de 1933 al 31 de diciembre de 1938).

Al dar la noticia del encuentro, la Orden de los Carmelitas Descalzos (http://www.ocd.pcn.net) añade un comentario: «Este encuentro en esa fecha con el Papa ha sido el mejor regalo que la hermana podía recibir en el 95 aniversario de su nacimiento».

La hermana Teresa Margarita fue la primera promotora de la beatificación de Edith Stein desde los años cincuenta, en los que comenzó a recoger documentos, cartas, fotografías, sentando las bases del actual archivo «Edith Stein» del Carmelo de Colonia.

La noticia ha sido hecha pública por la misma priora, quien en una carta afirma: «Las dos hermanas hemos experimentado en el Santo Padre su proverbial y conocida sencillez, su sobriedad liberadora, como también su profunda interioridad...».

Edith Stein ha sido una de las patronas de las Jornadas Mundiales de la Juventud que se vivieron del 16 al 21 de agosto.

Además de ser mencionada públicamente en cuatro discursos oficiales por Benedicto XVI en su visita a Alemania, a la santa mártir carmelita de origen judío se le dedicaron algunas de las actividades más destacadas de esas Jornadas: vigilias de oración, viacrucis, una exposición fotográfica, un espectáculo teatral, sesiones académicas y, sobre todo, celebraciones eucarísticas.

Pero donde fue recordada de manera particular fue precisamente en el actual monasterio de las Carmelitas, en la calle Vor den Siebenburgen, el lugar de la primera fundación en 1637.

Si bien el monasterio fue suprimido varias veces y resurgió en otros lugares –por eso Edith Stein nunca vivió en el edificio actual--, santa Teresa Benedicta de la Cruz visitó el edificio antes de su traslado a Holanda, el 31 de diciembre de 1938.

Poco antes de dejar Colonia Edith Stein quiso pasar por el lugar de la primera fundación para venerar a la Virgen de la Paz, titular del monasterio, y orar ante la tumba de las fundadoras en la cripta.

Durante las JMJ la iglesia de la comunidad se convirtió en un lugar de adoración perpetua, día y noche, y en un punto de gravitación de muchos admiradores de Edith Stein.

Gracias a la generosidad del vecino Instituto Max Planck, el monasterio pudo acoger a grupos y ofrecerles conferencias en diversas lenguas.