Con el Papa inician las '24 horas para el Señor'. Todos invitados en donde se encuentren

Entrevista a Mons. Fisichella, presidente del dicasterio de la Nueva Evangelización. Cientos de diócesis adhieren a la iniciativa

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 812 hits

El papa Francisco da inicio este viernes por la tarde con una misa en la basílica de San Pedro a las '24 horas por el Señor'. Una iniciativa del dicasterio de la Nueva Evangelización para la Transmisión de la Fe, que está recibiendo una enorme adhesión de cientos de diócesis de todo el mundo y a la cual todos están invitados, en cualquier parte del mundo en que se encuentren.

“La jornada '24 horas para el Señor', está teniendo una enorme adhesión. Cientos de localidades nos están comunicando su participación y sabemos también que hay muchas otras que la realizarán mismo si no lo han comunicado” le indicó hoy a ZENIT el presidente del dicasterio de la Nueva Evangelización, Rino Fisichella, algunas horas antes del inicio de la vigilia.

Las '24 horas para el Señor' inician a las 17 horas locales con una ceremonia presidida por el Santo Padre en la basílica de San Pedro y concluyen este sábado a la misma hora con una misa en el santuario de la Divina Misericordia, a tres cuadras del Vaticano. Un evento al que todos están invitados acercándose a sus iglesias en cualquier parte del mundo, mismo las que no logren realizar la vigilia nocturna.

El arzobispo le indicó a ZENIT los nombres de algunas de las cientos o miles de localidades que figuraban en las hojas que tenía entres sus manos, y recordó la relación estrecha entre nueva evangelización y el sacramento de la reconciliación, como han indicado los obispos en el sínodo sobre la nueva evangelización para la transmisión de la fe que se realizó en el 2012 en el Vaticano.

“Será una experiencia --indicó Mons. Fisichella-- de nueva evangelización, no solamente en Roma, sino en todas estas diócesis, contemporáneamente estas iglesias quedan abiertas, algunas toda la noche, otras algunas horas, pero significa en el período de la cuaresma, tener un momento clave para replantearse la propia vida y vivir la experiencia del perdón”.

Sobre la relación entre nueva evangelización y confesión, el número uno del dicasterio de la nueva evangelización indicó: “Durante el sínodo muchos padres indicaron que el sacramento de la reconciliación debería ser el sacramento de la nueva evangelización” y precisó que “el sínodo solicitó y escribió una proposición en la que dice que, 'se desea que en cada diócesis haya al menos un lugar conocido por todos en donde siempre haya un buen sacerdote para acoger a las personas para dar el sacramento de la reconciliación y el signo de la misericordia de Dios”.

El arzobispo italiano precisó que “la evangelización tiene en este sacramento un punto de referencia importante, porque es una ayuda con la que se llega al corazón de nuestros contemporáneos, con la cual se le pide reflexionar sobre su vida, su límite, su pecado y por lo tanto sentir la exigencia de la conversión delante del anuncio del evangelio”.

Interrogado sobre por qué el papa Francisco insiste en que este es un tiempo de misericordia, Mons. Fisichella indicó: “Es un tiempo de misericordia porque es un tiempo en el que se registra mayor debilidad y se percibe más esta debilidad y límite. Una debilidad que se está volviendo casi estructural, una debilidad en el pensamiento que se trasmite en la debilidad de los comportamientos y también en la crisis de las personas, que experimentan formas de pobreza no conocidas anteriormente, con la gravedad y amplitud actual, pero también el signo de la mayor presencia de la espiritualidad. Donde hay debilidad hay que dar signos de esperanza y el anuncio del evangelio, de la misericordia es justamente esto”.

“Hoy estamos --concluyó el presidente del dicasterio-- todos invitados a la basílica de San Pedro y en todas las iglesias en todas las partes adonde llega este anuncio, todos invitados a hacer nuestra esta invitación calurosa y significativa hecha por el Papa. Un momento de alegría y también de empeño”.