Concluye el proceso diocesano de beatificación de Schuman, padre de Europa

El obispo de Metz aclara que todavía no hay un milagro atribuido a su intercesión

| 486 hits

METZ, domingo, 30 mayo 2004 (ZENIT.org).- Este sábado se clausuró en la diócesis francesa de Metz el proceso diocesano del estadista francés Robert Schuman (1886-1963), uno de los padres del proceso de integración europea que ha gestado la Unión Europea.



«La abundante documentación recogida con cuidado, clasificada y estudiada, será transmitida inmediatamente a la Congregación para las Causas de los Santos», ha afirmado el obispo de Metz, monseñor Pierre Raffin, o.p., quien aclara que hasta el momento «no tengo conocimiento de hechos milagrosos recibidos por su intercesión».

«En encuentros privados, el Papa Juan Pablo II no ha escondido su interés por esta causa, sin embargo, nunca ha dicho que estaría dispuesto a hacer excepciones a los procedimientos habituales», sigue diciendo en un comunicado publicado por la diócesis (Cf. http://catholique-metz.cef.fr).

«Las informaciones, según las cuales [el Papa], podría beatificar a Robert Schuman en otoño en ocasión de un posible viaje a Estrasburgo manifiestan la imaginación de los periodistas», añade.

«Hace unos años, corría el rumor de que el Papa estaba dispuesto, en este caso, de dispensar del milagro como lo ha hecho en el caso de algunas causas de mártires. Yo mismo le pregunté sobre este punto durante la visita ad limina de 1997 y me respondió claramente que, en el caso de un hombre político, había que proceder con el mayor rigor y exigir el milagro».

«Desde mi punto de vista, el estudio de la causa por la Congregación para las Causas de los Santos llevará tiempo. Si bien constato el interés de esta causa para Europa y para la rehabilitación de la función política, deseo que la Iglesia proceda con el mayor rigor, sin precipitaciones», confiesa.

El obispo considera que «la fama de santidad» de Robert Schuman «fuera de pequeños círculos fervientes, está muy poco desarrollada».

Robert Schuman fue el primer parlamentario francés arrestado por la GESTAPO durante la segunda guerra mundial. Más tarde se unió a la resistencia.

Tras la guerra, fue nombrado presidente del Consejo de gobierno francés (1947) y ministro de asuntos exteriores (1948-1952). Desempeñando ese cargo, fue uno de los autores de la declaración del 9 de mayo de 1950, que dio pie a la construcción europea. Entre 1958 y 1960 fue el primer presidente del Parlamento Europeo.