Congo: Una religiosa acusada de la muerte del presidente Kabila

Fides: Un complot contra su apostolado en las cárceles

| 77 hits

KINSHASA, 9 mar 2001 (ZENIT.org-FIDES).- Una religiosa ursulina congoleña, que asiste a los detenidos en las cárceles de la República Democrática del Congo, ha sido acusada sin pruebas de colaborar en el asesinato del presidente del país, Laurent Désiré Kabila, el pasado 16 de febrero en Kinshasa.




Sor Antoinette Fari realizaba su apostolado ofreciendo ayuda a los encarcelados de Lubumbashi y de Likasi, Sudeste del Congo.

Según revela la agencia misionera de la Santa Sede, Fides, quien cita fuente de la Federación pro Derechos del Hombre de Lubumbashi, preocupada por lo que podría sucederle a la religiosa, sor Antoinette ha sido detenida por miembros de los servicios de seguridad a Kinshasa para ser interrogada por los magistrados militares encargados de investigar la muerte de Kabila.

Sor Antoinette, quien en estos momentos se encuentra en libertad condicional, en una casa religiosa de la capital, había sido arrestada y encarcelada en diciembre de 1999, acusada de haber ayudado a algunos detenidos políticos.

Recuperó la libertad después de que intervinieran por ella tanto el arzobispo de Kinshasa, el cardenal Frédéric Etsou, como muchas organizaciones comprometidas en la defensa de los derechos humanos. Más tarde, la religiosa se retiró a la pequeña ciudad de Likasi, sudeste del Congo, y pocos meses después fue elegida superiora provincial de su orden.

Según Fides, la detención de sor Antoinette y sus interrogatorios en la capital por parte de la comisión de investigación sobre el asesinato de Kabila estaría ligada a la obra de asistencia a los detenidos llevada a cabo por la religiosa en el pasado. Por este motivo, añade la agencia misionera, «Hace tiempo se había hablado de una acusación de "traición" contra la religiosa, reato que comporta la pena de muerte en la R.D. del Congo».