Consejo internacional de las Juventudes Obreras Cristianas de todo el mundo

El Papa pide movilizarse por los jóvenes en un mundo laboral en cambio

| 282 hits

MADRID, 10 oct (ZENIT.org).- La Juventud Obrera Cristiana (JOC) y la Coordinación Internacional de la Juventud Obrera Cristiana (CIJOC), inauguraron esta tarde, en El Escorial (Madrid), el V Consejo Internacional de esta organización. A este consejo acuden 150 delegados de los 31 países miembros, así como de los 36 países asociados y de otros con los que se mantienen relaciones estables.



La ceremonia de inauguración fue presidida por el nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monteiro de Castro, así como por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, el presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, Edward Cassidy, o el alcalde de la capital española, José María Álvarez del Manzano.

Juan Pablo II se hizo presente en el encuentro a través de un mensaje, enviado por el cardenal Angelo Sodano, secretario de estado, en el que subraya la necesidad de una renovación de la asistencia cristiana a los jóvenes trabajadores, ante la rápida y compleja transformación que experimenta el mundo del trabajo.

Orígenes de la Juventud Obrera Cristiana
La Juventud Obrera Cristiana, como recuerda el mensaje pontificio, surgió por intuición del sacerdote belga Joseph Cardjin, quien quería «ayudar a los jóvenes trabajadores a ser testigos de la esperanza cristiana en su propio ambiente laboral». En las primeras décadas del siglo XX, el padre Cardjin «supo percibir con clarividencia la situación de la juventud trabajadora, sometida no sólo a condiciones muy penosas en las fábricas, sino también expuesta a poderosos influjos que la hacía sentirse alejada de la vida de la Iglesia», recuerda el Santo Padre.

«La difusión de este movimiento especializado de la Acción Católica fue tal que pronto, desde casi sus orígenes franco-belgas, se transformó en una corriente viva que tuvo como protagonistas a jóvenes trabajadores de muy diversos países, forjadora de militantes cristianos en el mundo del trabajo y enriquecedora de la misión de la Iglesia en el ámbito urbano-industrial. En ese camino nunca faltó a la Juventud Obrera Católica el apoyo y el aliento de la Santa Sede», continúa evocando el obispo de Roma.

De hecho, el padre Joseph Cardjin fue designado experto en el Concilio Vaticano II por el Papa Juan XXIII y más tarde nombrado cardenal, en 1964, por el Papa Pablo VI.

Transformación obrera vertiginosa
El desafío que afronta esta institución es hoy muy grande: «Hay vastos sectores de jóvenes que, en los más diversos ambientes del mundo del trabajo sometido hoy a acelerados y complejos procesos de transformación, necesitan una renovada presencia del anuncio cristiano --constata el mensaje--. Son jóvenes que a menudo tienen escasa formación escolar y profesional, lo que acrecienta las dramáticas situaciones de exclusión y desempleo; o bien que afrontan trabajos de gran precariedad y que, a veces, se ven incluso sometidos a formas de explotación».

«Son jóvenes que muchas veces no encuentran acogida y ayuda en las Organizaciones sindicales tradicionales --añade--. Jóvenes atrapados en periferias urbanas degradadas, tentados por la violencia y las redes de delincuencia. Jóvenes a menudo víctimas de ambientes muy descristianizados, pero que, no obstante todo ello, buscan un sentido a la vida y abrigan anhelos de verdad y felicidad, de justicia y dignificación de las personas. Por eso necesitan tanto un testimonio cercano y un acompañamiento que sepa proponerles un ideal atrayente y les ayude a afrontar con seriedad su propio deber en la sociedad».

Optar por la solidaridad
Por esto el Papa les alienta encarecidamente a fomentar esa compañía solidaria «para una mayor formación de los jóvenes trabajadores a todos los niveles, que les permita encontrar a Cristo como la primera e inagotable respuesta a todos sus anhelos. De este modo cada joven será capaz de comportarse como un verdadero militante en su lugar de trabajo, como laico llamado a entregar la propia vida por la causa del Evangelio».

Dos semanas de sesiones
El V Consejo Internacional de la CIJOC, que se celebra desde hoy y hasta el 26 de octubre, se estructurará en torno a dos seminarios y una semana estatutaria.

Los dos seminarios girarán en torno a «Jóvenes, trabajo y desarrollo sostenible: fuerza y esperanza para el futuro», y «Formación humana y cristiana en la JOC».

La CIJOC es el órgano de coordinación de los diferentes movimientos de JOC que existen en el mundo, cada uno con sus particularidades pero unidos por la identidad que expresan sus siglas: joven, obrera y cristiana. Realidades diferentes con un proyecto común: el crecimiento personal y colectivo de los jóvenes de la clase obrera a través de una lectura creyente de la realidad.

Durante la última semana, se procederá también a la acogida de movimientos nacionales JOC que solicitan su adhesión a este organismo supranacional. Entre ellos, se encuentran Argentina, Cuba, Ecuador, Hungría, Uganda o Eslovaquia. El día 26 se procederá a la elección del presidente internacional y del secretariado general.