Córdoba: el padre Cristóbal será beatificado

Primeros pasos hacia la santidad de otros cordobeses

| 1464 hits

CÓRDOBA, viernes 21 diciembre 2012 (ZENIT.org).- El sacerdote español Cristóbal Fernández Valladolid, fundador de la Congregación Hospitalaria de Jesús Nazareno, de Córdoba, España, será beatificado después de que Benedicto XVI aprobara ayer el decreto por el que se reconoce un milagro por su intercesión.

Cristóbal Fernández Valladolid –informa la diócesis de Córdoba--, más conocido como Cristóbal de Santa Catalina, nació en Mérida, España, el 25 de julio de 1638, y falleció en esta ciudad el 24 de julio de 1690. Vivió sus primeros años mostrando gran preocupación por el hambre. Posteriormente actuó como monaguillo y sacristán hasta convertirse en capellán de un tercio de Castilla, en la guerra que mantenía la monarquía española contra Portugal.

Tras recuperarse de una grave enfermedad, decidió retirarse a las ermitas para meditar y dedicarse a la oración. En la sierra cordobesa, fundó el eremitorio de San Francisco y San Diego de Villaviciosa, en cuya iglesia ofrecía misa a diario. Su gran hito en la ciudad cordobesa fue la fundación del Hospital de Jesús Nazareno, bajo el lema "Mi providencia y tu fe tendrán esta casa en pie", para socorrer a un gran número de enfermos sin recursos y personas necesitadas que habitaban durante el último tercio del siglo XVII en la ciudad, azotada por una epidemia de cólera.

Su obra fue seguida por numerosos discípulos en varias ciudades españolas, por ello en 1773 se iniciaron los trabajos para conseguir su beatificación por parte de la Iglesia católica, interrumpidos por la muerte de su postulador.

En 2007, se presentaron en Roma las alegaciones correspondientes para reiniciar los trámites para su nombramiento como beato que han dado como resultado el reconocimiento de este cordobés de adopción.

Benedicto XVI también concedió el primer paso hacia la santidad del sacerdote Juan José Bonal Cortada, fundador de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, así como a la religiosa española Joaquina María Mercedes Barceló y Pagés, cofundadora de la Congregación de las Hermanas Agustinas de Nuestra Señora de la Consolación.