Corea del Sur: Los chamanes exigen su fiesta nacional

Reclaman ser la religión más antigua del país

| 1087 hits

ROMA, miércoles 28 noviembre 2012 (ZENIT.org).- El 23 de noviembre pasado, la Comisión para la Jornada Nacional del Chamán reunió a más de trescientos mudangs enSeúl para una demostración de sus rituales en público; una operación de envergadura para recuperar el terreno religioso del que estiman haber sido expoliados, y pedir la instauración por el estado de una Jornada Nacional del Chamán.

Representando a la más antigua forma de religión en Corea –informa la agencia Eglises d'Asie, los chamanes siguen teniendo un lugar importante en la sociedad, pero consideran discriminatorio que no sea reconocida oficialmente.

Hoy, los mudangs, practicantes del chamanismo que son casi todos mujeres, estiman ser percibidos por sus contemporáneos como representantes del folclore local, de ahí que se les pidan representaciones tradicionales.

Como todos sus homólogos de la región norasiática, la función principal de los chamanes coreanos es la de ahuyentar a los malos espíritus y ganarse la benevolencia de los que pueden aportar salud y prosperidad a la comunidad. Mediadores entre el mundo de los espíritus y el mundo de los hombres, entre los cuales ellos son los únicos que pueden circular (mediante el “viaje chamánico”), los mundangs negocian con los espíritus por el bien de la comunidad de los hombres, y comunican con las almas de los muertos.

Bajo el efecto conjunto de la difusión del budismo, taoísmo y confucianismo, el chamanismo coreano se ha enriquecido, a lo largo de los siglos, con estas diferentes tradiciones para formar un sincretismo específicamente coreano. Por un proceso invertido, también ha impregnado a las religiones que se han desarrollado ulteriormente en Corea, como lo demuestran ciertas particularidades del cristianismo coreano –en concreto bajo su forma protestante evangélica- en la importancia que este da por ejemplo a la prosperidad material y a los rituales de sanación.

Según las últimas estadísticas oficiales, en torno al 23% de los surcoreanos declaran tener por religión el budismo, el 28% el cristianismo (con una gran mayoría de protestantes), el índice restante comprende diferentes opciones religiosas, como el confucianismo, el taoísmo, aunque también el ateísmo o el chamanismo, que no forma parte de las opciones.

En realidad, más del 40% de los surcoreanos –de los que un gran número son budistas o cristianos- suelen consultar regularmente a un vidente o chamán (los cafés de videncia tienen gran éxito entre los jóvenes), reveló una sociedad de sondeos el año pasado.

La Comisión para la instauración de la Jornada del Chamán observó sin embargo que el Estado no ha decretado días no laborables sino en las fiestas importantes de dos únicas religiones, el budismo y el cristianismo (Navidad y el Día del Nacimiento de Buda), mientras que el chamanismo, el culto más antiguo de Corea, no goza de ningún reconocimiento oficial.

El grupo afirma que su fecha será el año próximo el 9 de septiembre. La elección de la fecha es sólo fruto del azar. Este mes es el periodo en el que los coreanos celebran una de sus fiestas más importantes, el Chuseok(o Hangawi), de origen claramente chamánico. Cayendo en el día 15 del octavo mes lunar, esta celebración une a todas las familias, está consagrada a la generosidad de la Madre Tierra (tiempo de cosechas y de monzones), y al culto de los espíritu de los ancestros.

Traducido del francés por N.S.M.