Crece el número de sacerdotes diocesanos y disminuye el de religiosos

Según la última edición del Anuario Estadístico de la Iglesia

| 2560 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 7 mayo 2009 (ZENIT.org).- El número de sacerdotes diocesanos ha evolucionado de manera divergente al de sacerdotes religiosos en los últimos años, creciendo el primero y disminuyendo el segundo. 

Es uno de los datos que se desprende del Annuarium Statisticum Ecclesiae, publicado en estos días, según informa este jueves la edición diaria italiana de L'Osservatore Romano

El Anuario, preparado por la Oficina Central de Estadística de la Santa Sede y editado por la Librería Editora Vaticana, ofrece datos estadísticos y gráficos que muestran los principales indicadores sobre la acción de la Iglesia en los cinco continentes en el periodo 2000-2007.  

El total de sacerdotes diocesanos en el mundo ha crecido un 2,5% -pasando de 265.781 en el año 2000 a 272.431 en 2007- y el de sacerdotes religiosos ha descendido un 2,73%, llegando a algo más de 135.000 en 2007. 

Respecto al descenso de sacerdotes religiosos, el informe destaca su disminución, además de en Europa y Oceanía, en el continente americano, donde han pasado de 45.000 en el año 2000 a menos de 42.000 en 2007. 

En términos porcentuales, los sacerdotes sólo están claramente en declive en Europa, donde en siete años han pasado de representar el 51% del total mundial a menos del 48%.  

No obstante, existe un fuerte impulso en algunos países de Europa del Este, sobre todo en Polonia. 

Italia, Francia y España representan todavía, a pesar de la disminución, casi la mitad de los sacerdotes europeos; y de éstos, casi la mitad son sólo de Italia. 

Continúa aumentando el número de sacerdotes en Asia y África. En África, casi la mitad proviene de cuatro países: República Democrática del Congo (que en 2007 acogía el 16% de los sacerdotes africanos), Nigeria, Tanzania y Uganda. 

América y Oceanía tienden a mantener estable su cuota de sacerdotes. Los de América representan poco menos del 30% de sacerdotes de todo el mundo y los de Oceanía, poco más del 1%.  

El Anuario Estadístico de la Iglesia 2007 muestra una "significativa y esperanzadora dinámica evolutiva" del número de diáconos permanentes, según el diario vaticano, que, de 2000 a 2007 aumentó en un 29% y ascendió a 35.942. 

Respecto a los religiosos profesos no sacerdotes, el estudio refleja un descenso de 55.057 en el año 2000 a 54.956 en 2007. 

Por continentes, ha descendido el número de religiosos en Europa (un 13,82% en 7 años) y Oceanía (un 15,80¨%), se ha mantenido en América y ha aumentado en Asia (un 31,10%) y en África (un 9,16%).  

De todas maneras, los religiosos de Europa representan todavía el 34% de los de todo el mundo. Concretamente, el estudio destaca una tendencia positiva en Ucrania, Rumanía, Hungría y Austria.

El número de religiosas descendió de 800.000 a 750.000 en ocho años. Casi el 42% de ellas residen en Europa, y el 60% de éstas, en Francia, España e Italia.  

Sin embargo, en términos evolutivos, es en Asia y en África donde más ha aumentado el número de religiosas de 2000 a 2007. 

Respecto a los seminaristas, el aumento del 4,83% de 2000 a 2007, pasando de 110.583 a 116.000, es atribuible también a África y Asia, con un ritmo de crecimiento del 21,32% y 20,35% respectivamente.  

Destaca el número de seminaristas en Nigeria, República del Congo, India y Filipinas. 

Por el contrario, el número de candidatos al sacerdocio en Europa ha descendido un 17% de 2000 a 2007. Destaca la disminución de seminaristas en España y Bélgica, pero también en Europa Oriental (Hungría, Lituania, Rumanía y Eslovenia). 

Por ello, los sacerdotes europeos han pasado de representar el 24% de sacerdotes del mundo en 2000 a poco más del 19% en 2007. 

El número de católicos bautizados se mantiene estable en el mundo, en torno a un 17,3% de la población. En 2007, había 1.147 millones de católicos, frente a los 1.045 millones del 2000. 

Europa acoge casi el 25% de la comunidad católica mundial, pero aparece como el área menos dinámica, con un crecimiento del número de fieles ligeramente superior al 1%.  

Un 40% de la población de Europa es católica bautizada, aunque en algunos países como Italia, Malta, Polonia y España, los bautizados superan el 93% de la población residente. 

De 2000 a 2007, los fieles bautizados en América y Oceanía han crecido menos que la población (un 9,5% y un 10,1% respectivamente), pero no así en Asia y menos en África. 

Por Patricia Navas