Crece la ayuda católica al desarrollo, baja la ayuda oficial

Los ciudadanos en crisis no recortan sino que aumentan su solidaridad

Madrid, (Zenit.org) Nieves San Martín | 938 hits

Cáritas, Confer, Justicia y Paz, Manos Unidas y Redes lanzan una estrategia conjunta de presencia pública bajo el lema ''Enlázate por la Justicia''. La campaña tiene su rampa de lanzamiento en una Vigilia de Oración que se inicia hoy y mañana en veinte ciudades españolas.

La práctica totalidad de organizaciones no gubernamentales de cooperación al desarrollo (ONGD) de inspiración católica de España se han unido para alzar su voz en defensa de la solidaridad con personas y comunidades empobrecidas.

Fruto del encuentro y la reflexión compartida sobre sus objetivos, identidad y misión como organizaciones católicas de cooperación al desarrollo, Cáritas, Confer [Conferencia Española de Religiosos], Justicia y Paz, Manos Unidas y Redes [52 ONGD de instituciones religiosas y organizaciones de inspiración cristiana] han decidido sumar esfuerzos para liderar una estrategia conjunta de presencia pública, orientada a destacar la importancia, en estos momentos, de la solidaridad, y la cooperación internacional al desarrollo, con las personas más empobrecidas.

La persona en el centro

Con ese objetivo y bajo el lema “Enlázate por la Justicia”, estas cinco entidades pretenden sumar recursos y capacidades a favor de una concepción de la cooperación internacional basada en la reciprocidad y la compasión con las víctimas de la exclusión y la desigualdad, para poner en el centro a las personas más pobres a través del acompañamiento y la fraternidad con las comunidades locales.

"En el mundo hay situaciones que demandan la solidaridad de la comunidad creyente y de la sociedad en general --afirma un comunicado enviado a ZENIT por esta iniciativa--, porque, aunque en nuestro país vivamos una situación de grave dificultad derivada de la crisis, las condiciones de muchas comunidades y pueblos hermanos siguen necesitando nuestra solidaridad y compromiso".

"Sólo atendiendo a un aspecto parcial como la renta per cápita, España tiene más de treinta veces la renta promedio de países como Sudán o Haití. Asimismo, el riesgo de morir en el parto en Níger es de uno cada siete, mientras en nuestro país es de uno cada treinta mil", subrayan estas ONGD, al ver cómo se ha reducido drásticamente la ayuda oficial al desarrollo, alejándose en los últimos años de crisis, en lugar de acercarse a la meta ideal del 0,7% del PIB, que sólo cumplen en Europa los páises nórdicos.

Denuncia profética

Cáritas, Confer, Justicia y Paz, Manos Unidas y Redes inician así un proceso de fortalecimiento de su presencia pública, que, además de poner en valor todos los aspectos comunes y compartidos de su presencia en la mayoría de los países y regiones del mundo, incida --afirman- "en la denuncia profética ante la sociedad de aspectos cruciales del desarrollo, en la defensa de los derechos humanos y en la promoción de la educación para el desarrollo".

"Nos sentimos con esperanza --aseguran- viendo la multitud de presencias y propuestas de desarrollo que mejoran las condiciones de vida de la población más necesitada, y que lo hacen poniendo en el centro a las personas excluidas. Somos testigos de esos milagros, de la vida que se comparte a través de diferentes iniciativas. Por este motivo, apostamos porque esa dinámica de solidaridad se siga abriendo paso en la sociedad española, que durante mucho tiempo ha sido promotora de compromiso y fraternidad con las comunidades más empobrecidas".

Mientras así reaccionan las organizaciones cristianas a la situación de crisis, la visión de los responsables de cooperación y desarrollo es la inversa: recortar. Recortar por quienes tienen menos voz, los empobrecidos.

Recortar y recortar

La portavoz del Grupo Parlamentario Popular Beatriz Jurado, partido en el gobierno, declaró recientemente que España está en un "momento difícil", y que al gobierno le gustaría poder avanzar más en cooperación al desarrollo, pero dijo que tanto el presidente del gobierno Mariano Rajoy como el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación José Manuel García-Margallo, defienden discursos "responsables", con el objetivo de "no dejar deudas y no endeudar más a un país que ya lo está".

Fuentes del Ministerio de Exteriores explicaron que la convocatoria de ayudas al desarrollo será "previsiblemente" similar a la del año pasado, unos 25 millones de euros.

Varios grupos de oposición criticaron el discurso de Rajoy ante el secretario general de la ONU Ban Ki Moon, que estuvo en Madrid durante una cumbre sobre hambre e inseguridad alimentaria.

Mientras, otros países europeos, como Portugal e Irlanda, cuya economía está en situación más complicada, mantienen mejores datos de cooperación al desarrollo que España, que en 2012 dedicó a este fin sólo el 0,15% de su PIB, un recorte de "casi el 50% respecto a 2011".

La ayuda al desarrollo fue acordada como el 0.7% del total del producto interior bruto (PIB) en la 34 sesión de la Asamblea General de la ONU (1980). A pesar de este acuerdo, solo cinco países han alcanzado esa meta: Dinamarca, Países Bajos, Luxemburgo, Noruega y Suecia. El resto de los países desarrollados ha mantenido su ayuda oficial para el desarrollo en alrededor del 0,3 %. España está en la mitad de este porcentaje. Pero no siempre ha sido así: La ayuda alcanzó su máximo en 2008 (el 0,5%) y, desde entonces, no ha dejado de disminuir hasta situarse en un 70% menos.

Abandonando la meta del 0,7% del PIB, por "imposible", el gobierno sin embargo dice algo sorprendente: "no renuncia" a la ambición de "hacer más", eso sí: “cuando pueda”.

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) ya ha comenzado el proceso de cierre de un buen número de oficinas, como prevé el Plan Director para los próximos cuatro años, que empezará por Túnez, República del Congo, Brasil, Chile y Argentina, este mismo año.

El secretario general de Cooperación Gonzalo Robles, compareció en la comisión correspondiente del Senado para explicar los nuevos objetivos del Plan Director para 2013-2016. El Plan establece que la AECID concentrará sus esfuerzos en un máximo de 23 países, frente a los 50 que fijaba el anterior plan.

De los 27 países que se abandonarán, explicó Robles, los primeros serán los cinco mencionados aunque garantizó que el cierre de oficinas no dejará proyectos "a medias", ya que se esperará a que finalicen los ya comprometidos. Después, no se iniciará ninguno nuevo.

En crisis, más solidaridad no menos

Lo curioso es que mientras el Ejecutivo reduce la ayuda al desarrollo, los españoles, aún en crisis, aumentan su contribución a programas solidarios y de desarrollo, tal como aseveran las principales organizaciones no gubernamentales de desarrollo, fundamentalmente las cristianas.

Estas organizaciones dan testimonio de una "corriente de solidaridad, respaldada por el trabajo de cooperación apoyado por una base social de ochenta mil personas voluntarias, y cinco mil trabajadores remunerados, casi 47.000 religiosos y religiosas, pertenecientes a cuatrocientas congregaciones españolas, y un volumen de recursos económicos superior a los 130 millones de euros anuales, invertidos en los distintos proyectos de desarrollo que se realizan en más de un centenar de países de todo el mundo".

Desde esta legitimidad y presencia en numerosas fronteras y ámbitos de misión, “que son referencia y ejemplo de solidaridad internacional”, afirman estas ONGD, demandan "a las instituciones y Administraciones públicas que no se olviden de las personas y comunidades que más sufren".

Vigilia de oración

El acto de partida de esta campaña de solidaridad denominada “Enlazados en la justicia”, parte con una vigilia de oración que tendrá lugar hoy los días 10 y 11 de abril, en una veintena de ciudades españolas. Todas las comunidades cristianas están "invitadas a profundizar en el sentido místico que --para estas organizaciones católicas--, está inmerso en el trabajo fraterno que llevan a cabo con los empobrecidos en la mayoría de los países del mundo".

La Vigilia de Oración en Madrid se celebra hoy miércoles 10 de abril a las 8 de la tarde en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe (calle Puerto Rico 1 – Metro Concha Espina). En algunas otras ciudades (Albacete, Burgos, Cádiz, Cuenca, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Toledo, Valencia, Zaragoza) la vigilia será mañana 11 de abril.

Para acceder al esquema de la oración: http://www.caritasto.com/VIGILIA_esquema.pdf