Crisis ecuménica entre la Iglesia reformada de Francia y los católicos

No bautizados podrán acceder a la santa Cena de comunidades protestantes

| 522 hits

PARÍS, 7 agosto 2001 (ZENIT.org).- La decisión de la Iglesia reformada de Francia (ERF) de ofrecer acceso en algunas circunstancias a la santa Cena a no bautizados ha provocado serias críticas por parte de la Conferencia Episcopal Francesa y la conversión de uno de sus líderes a la Iglesia católica.



La decisión de los cristianos reformados galos fue anunciada el 25 de julio. Había sido tomada durante el sínodo celebrado del 24 al 27 de mayo en Soissons.

La decisión, según el padre Christian Foster, secretario de la Comisión episcopal para la unidad de los cristianos, es muy grave, pues decir que el bautismo no es indispensable para recibir la Eucaristía supone poner en duda el mismo bautismo. La posición católica ha quedado expresada en un amplio y claro comunicado de esta Comisión episcopal.

La decisión ha creado rupturas incluso dentro de la Iglesia reformada. Michel Viot, hasta hace unos meses inspector eclesiástico de la Iglesia evangélica luterana de Francia en París, ha anunciado su conversión a la Iglesia católica tras la aprobación de la propuesta.

El pastor Gill Daude, responsable del servicio de relaciones ecuménicas de la Federación Protestante de Francia, explica que la decisión se ha tomado después de dos años de estudio, y tiene en cuenta el hecho de que hoy día muchas personas se acercan de diferentes maneras a esta comunidad cristiana, y desean participar en la Cena sin estar bautizadas.

En el fondo, la comunidad reformada y la Iglesia católica tienen visiones diferentes del sacramento de la Eucaristía. Para los protestantes los sacramentos son «signos simbólicos de la misma naturaleza que la predicación del Evangelio»; mientras que para la Iglesia católica los sacramentos son actos del Señor y caminos de gracia.

Él diálogo ecuménico en Francia entre cristianos reformados y católicos tendrá que avanzar ahora por esta senda fundamental, declara la Comisión de la Conferencia Episcopal.