Cristianos en el Mundo Árabe: un año después de la Primavera

Seminario de la Comisión de Conferencias Episcopales de Europa

| 1172 hits

BRUSELAS, jueves 10 mayo 2012 (ZENIT.org).- ¿Hasta qué punto la Primavera Árabe está respondiendo a las demandas de valores más liberales, tales como democracia y derechos humanos? ¿Serán respetadas las diversas comunidades y culturas? Estas son algunas de las cuestiones surgidas en un seminario que tuvo lugar este miércoles, coorganizado por los grupos políticos EPP y ECR, junto con la Comisión de Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea (COMECE).

En el seminario participaron testigos de diferentes partes de Oriente Medio así como representantes de organizaciones tales como Ayuda a la Iglesia Necesitada, Open Doors International, y Pew Forum on Religion & Public Life, que presentaron sus respectivos informes y análisis.

“La Unión Europea, cuando coopera con y apoya a los movimientos democráticos, condicionará su implicación al respeto a las reglas democráticas, tales como la libertad religiosa”, subrayó Jan Olbrycht, parlamentario europeo, vicepresidente del grupo EPP y responsable de relaciones interculturales.

“La democratización en Oriente Medio no ha dado bienestar a la gente que vive allí; es una muy amarga verdad un año después de la Primavera Árabe. La Unión Europea, si desea seguir siendo creíble como defensora de los derechos humanos, de los cuales está ampliamente instruyendo al mundo, debe tomar una clara postura en defensa de los cristianos de Oriente Medio. Pedimos reacción a cada acto de discriminación y también esperamos que este problema esté siempre presente en diálogos políticos o de negociación entre la Unión Europea y el Mundo Árabe”, dijo Konrad Szymański, parlamentario europeo del grupo ECR.

Joe Vella Gauci, de la COMECE, dijo: “La Iglesia de Oriente ha coexistido con el islam durante catorce siglos. Hoy, como en el pasado, las dificultades y retos está a menudo ligados a problemas políticos y al conflicto Este-Oeste. La llamada Primavera Árabe en los países del Magreb y Mashreq a principios de 2011 debe ser considerada como uno de los giros históricos más cruciales y cambios de paradigma del siglo XXI. Los acontecimientos de los que la región ha sido testigo son muy significativos e indicativos. En el contexto de estas revoluciones árabes, los jóvenes han clamado por libertad, igualdad, derecho al trabajo, derechos ciudadanos y la dignidad de la persona humana. Desean experimentar cómo vivir en dignidad en sus respectivos países, buscando cómo vivir en paz y prosperidad”.

Añadió: “Sin embargo, los eventos citados son ocasionalmente (y lamentablemente) sobrepasados por incidentes bárbaros cometidos por varios individuos asociados con diferentes creencias políticas y religiosas. En consecuencia, el camino que lleva al logro de la verdadera democracia se hace borroso. El objetivo fundamental debería ser: respeto a todos los ciudadanos; eliminación de sociedades paralelas; respeto a las diversas comunidades y culturas; y la creación de sistemas socio-políticos capaces de salvaguardar los derechos humanos y los valores democráticos”.

Las bases para un nuevo orden político y social deberían ser los valores universales que respaldan el respeto por la gente y sus legítimos derechos. Además, en el contexto sociorreligioso, hay que tener en cuenta la dimensión religiosa que es crucial para las regulaciones sociales y el nivel social moral y para algunas conductas que están basadas no sólo en valores humanos sino también en los espirituales, “donde lo temporal permanece cargado de valores religiosos” y visto como “participar en la misma humanidad”.

Durante la conferencia, hicieron sus presentaciones los siguientes oradores:Berthold Pelster (Ayuda a la Iglesia Necesitada), Esther Kattenberg (Open Doors International), Brian J Grim (Pew Forum on Religion and Public Life), Cornelius Hulsman (editor de Arab-West Report), monseñor Pierbattista Pizzaballa (Custodio de Tierra Santa), Dimyanos Kattar (exministro de Asuntos Financieros, Líbano), monseñor Piotr Mazurkiewicz (COMECE), y monseñor Youssef Soueif (arzobispo maronita de Chipre).

Hubo también ocasión de oir los testimonios de testigos respecto a la práctica de la libertad religiosa en el Mundo Árabe y para conocer el contenido del Informe de la Conferencia del Líbano y otros informes sobre cristianos en el Mundo Árabe.

Todos los discursos, presentaciones y fotos están disponibles en: http://www.comece.eu/site /en/activities/events/article/4752.html