'Cristo nuestra pascua, el misterio pascual en la vida cristiana'

Un libro del cardenal Cañizares y los sacerdotes Héctor Guerra y Juan P. Ledesma

| 1841 hits

Por H. Sergio Mora

ROMA, martes 8 mayo 2012 (ZENIT.org).- “Cristo nuestra pascua, el misterio pascual en la vida cristiana” es el título del libro escrito por el cardenal Antonio Cañizares, y los sacerdotes Héctor Guerra LC y Juan Pablo Ledesma LC, publicado por la editorial Planeta, en su colección Testimonio.

En sus casi trescientas páginas los autores explican al lector el significado profundo de la pascua, en cuanto una unidad que va desde la última cena hasta la resurrección, y que se puede revivir en la eucaristía recibiendo a Cristo resucitado.

El libro que se consigue en librerías y a través de internet no quiere ser un ensayo light ni un tratado de teología, sino un medio de formación especialmente para los seglares que ayude en la nueva evangelización. A continuación les proponemos una entrevista a los dos sacerdotes coautores del libro.

¿Por qué el título del libro: Cristo, nuestra pascua?

–Padre Guerra: En primer lugar, nos dimos cuenta de que los cristianos generalmente no captan la profundidad de este concepto, quizás por falta de una buena catequesis. El misterio pascual forma una unidad indivisible que parte de la institución de la eucaristía y pasa por la pasión y resurrección, para continuar perennemente en cada celebración de la eucaristía. Precisamente la portada recoge la escena central de la conocida obra de los hermanos Van Eyck, mostrando al cordero místico que, de pie sobre el altar, está vivo; sacrificado y resucitado.

¿Por qué misterio pascual?

–Padre Ledesma: La historia ha entendido la Pascua judía como la liberación de Egipto. La Pascua también hoy se celebra como fiesta y recuerdo del Éxodo. Pero para los cristianos la Pascua es Cristo, con su pasión, muerte y resurrección. Por eso hablamos de “nuestra pascua”. El “nuestra” es muy importante, porque nosotros somos ese plural, al formar parte de su cuerpo en la Iglesia. Participando en su misma vida nueva, morimos y resucitamos con Él. Por eso, el subtítulo habla del misterio pascual en la vida cristiana. La palabra misterio, entendida no en un contexto esotérico, sino como participación de un hecho real. Porque la santidad cristiana lleva a participar y a apropiarse de los misterios de Cristo, especialmente la Pascua.

¿Cuál es la invitación que ustedes hacen a los cristianos, la finalidad del libro?

--Padre Guerra: Descubrir el lugar central del misterio pascual en la vida de Cristo y en nuestra vida personal. El misterio pascual nos lleva a una profundización en el cristocentrismo. El Sagrado Corazón es el Corazón del Verbo encarnado, que ha sufrido, ha muerto y se aparece, resucitado. El Sagrado Corazón que santa Margarita María de Alacoque vio en el siglo XVII o el Jesús de la Divina Misericordia que se le apareció a santa María Faustina Kowalska en los albores del siglo XX no es otro que el Verbo encarnado. Es Jesucristo en su misterio pascual. La resurrección de Cristo es el regalo mayor de Dios a la humanidad.

¿El libro invita a vivir más la esperanza de la resurrección?

–Padre Guerra: No sólo. Invita a vivir más el misterio pascual en su plenitud, a cargar la propia cruz teniendo presente la resurrección. Quedarse sólo en la idea de misterio pascual como pasión y muerte significa privarse de lo fundamental, que fue la resurrección. Y todo esto da una bocanada de aire, de esperanza y de ilusión a la vida cristiana. Porque estamos en el hoy de la resurrección.

¿Por qué presentan también en el libro estudios históricos, científicos, etc? 

–Padre Guerra: Quisimos también que fuera un libro formativo para los cristianos en general, por ello se aportan argumentos, datos históricos y científicos que nos ayudan a profundizar. También en cada capítulo, por ejemplo el de la pasión física de Cristo, se toman en cuenta observaciones de la sábana santa de Turín, datos históricos y arqueológicos y que se ponen en relación con lo que dice el evangelio, descubriendo una admirable correspondencia y compenetración. A lo largo de los  capítulos se aportan alrededor de 300 notas que recogen citas de los Padres de la Iglesia, del Magisterio y de variados autores.

No un tratado de teología, pero tampoco un ensayo light

--Padre Ledesma: Esto se ve claro en la estructura del libro. El primer capítulo propone a la razón y a la fe esta experiencia transformante que inicia en la Encarnación del Hijo de Dios. Después, nos detenemos en los sacrificios del Antiguo Testamento para entender el sentido y significado de la Pascua. Luego observamos con detalle la pasión física de Jesucristo, y ahondamos en la gama sin fin de sus sufrimientos interiores, espirituales y morales. Luego analizamos las manifestaciones del resucitado. Todo el misterio pascual fue anticipado, se celebra y se prolonga en la Eucaristía. Evidenciamos, de nuevo, la estrecha conexión entre la última cena, la cruz y la resurrección. Al final, proponemos –siguiendo la invitación de san Pablo- eucaristizarlo todo. Por último, recordamos los diversos medios que la Iglesia nos propone para lograr que el misterio pascual nos transforme.

El libro quiere despertar algo que se ha olvidado en la vida cotidiana, ¿qué es?

–Padre Ledesma: En cada misa, después de la consagración el pueblo responde: anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. Lo que queremos es que penetre más en la conciencia de los creyentes esa segunda parte, para que no nos quedemos con la idea que el misterio pascual es la cruz de Cristo solamente. Estoy seguro de que quien lea este libro será invitado concretamente a renovar su vida cristiana y a hacerse contemporáneo de Jesucristo por medio de la eucaristía. Eso que Él vivió, la pasión, muerte y resurrección cada día el cristiano la puede vivir.

¿Este libro es un aporte a la nueva evangelización?

--Padre Ledesma: Recogiendo una idea de Solaro de Moretta, la cruz recibió el cuerpo de Cristo vivo y lo entregó muerto; la sábana santa lo recibió muerto y lo entregó vivo. Es de desear que cada cristiano que reciba el cuerpo de Cristo en la Eucaristía se comporte como la sábana santa, reflejando la imagen y la vida nueva de Cristo resucitado a su alrededor.

El libro ofrece también una peregrinación pascual con María, una propuesta alternativa al tradicional via crucis, en la que se pretende recorrer la pasión, muerte y resurrección de Jesús iniciando por la última cena hasta la resurrección, dieciséis etapas de la mano de María.

El libro se puede obtener en: http://www.amazon.es/Cristo-nuestra-Pascua-Testimonio-planeta/dp/8408006126/ref=sr_1_fkmr0_2?ie=UTF8&qid=1336459967&sr=8-2-fkmr0&tag=zenit058-21.