Cuando el lugar más peligroso para vivir es el útero materno

Habla el presidente del comité organizador del Congreso Mundial Pro-vida

| 509 hits

MADRID, 2 abril 2003 (ZENIT.org).- Ante la difusión de la cultura de la muerte, que ha hecho del aborto la primera causa de fallecimiento en España, la Federación Española de Asociaciones Pro-vida ha organizado un Congreso Mundial que se celebrará en Madrid del 6 al 8 de noviembre bajo el título «La vida humana en un mundo globalizado».



José Pérez Adán, presidente del Comité organizador, afirma que el calificativo de «mundial» para este Congreso se refiere sobre todo a las aspiraciones pro-vida, que quieren llegar a todo el mundo.

Y es que, según explica Pérez Adán «el útero materno es el lugar más peligroso del mundo para vivir, mucho más que Bagdad».

En declaraciones a Zenit, Pérez Adán confirmó que aunque algunos movimientos pro-vida europeos sugirieron hacer un congreso europeo que facilitara el diálogo con Bruselas, España justificó la elección de Madrid como sede de este congreso pro-vida porque se organiza orientado a salvar el mayor número posible de vidas.

«Nosotros salvamos vidas y las contamos», dice Pérez Adán (Pro-vida ha salvado desde que comenzó sus actividades en España unas 20.000 vidas, un promedio de 100 al año), y en este sentido es preferible «frenar las políticas pro-abortistas donde el aborto todavía no está legalizado a favorecer actitudes pro-vida donde el aborto ya es legal».

Por esta razón, a la hora de elegir la orientación del Congreso, los organizadores prefirieron fijarse en Hispanoamérica antes que en Europa, donde prácticamente todos los países tienen ya legalizado el aborto.

Las medidas natalistas que pueden adoptarse en Europa son a largo plazo; en cambio, hay países de Hispanoamérica, como Argentina, Perú o México, donde este mismo año podría legislarse a favor del aborto.

«El número de vidas que en este planeta se pueden perder si en dos o tres países de América Latina se legislara a favor del aborto sería muy superior a las que se podrían ganar en los países europeos a través de las políticas pro-vida», aclara Pérez Adán.

Por eso, el congreso que se celebrará en España mira especialmente a Hispanoamérica. España es uno de los países más antiguos en la militancia pro-vida (el próximo año, Pro-vida cumplirá 25 años en el país) y, según los organizadores del congreso, «tiene una obligación especial, por cultura y por idioma, de ayudar a Hispanoamérica a frenar las legislaciones pro-aborto».

José Pérez Adán dice que ya hay «grandes dineros moviéndose en Hispanoamérica para introducir políticas abortistas». Por eso, a pesar de las dificultades (una concejala del Ayuntamiento de Madrid dijo a Pérez Adán, según éste, que podrían ayudarles si cambiaban el nombre «Pro-vida»), los organizadores creen oportuno que este congreso se celebre en Madrid.

En un país que tenga aprobado legalmente el aborto pueden perderse unas 70.000 vidas al año. Ese ha sido el caso de España el último año, donde Pro-vida afirma que el aborto se ha convertido en la primera causa de muerte; a ella le siguen las enfermedades cerebrovasculares, que provocan unos 20.000 muertos menos que el aborto.

El Congreso Mundial Pro-vida, por decisión de la Federación Pro-vida, tendrá un marcado carácter académico. Se ha invitado a profesores universitarios y especialistas, porque «la finalidad del congreso no es la movilización social, sino dar a conocer los argumentos pro-vida de peso». Por el momento, ya han confirmado sus asistencia ponentes de Filipinas, India, Cuba y Argentina.