Cuatro años tras el gran tsunami, Cáritas inicia el desarrollo a largo plazo

En el sudeste asiático

| 1709 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes 23 de diciembre de 2008 (ZENIT.org).-Cuando se cumplen cuatro años del devastador tsunami que arrasó el 26 de diciembre de 2004 las costas del Golfo de Bengala de India, Sri Lanka, Indonesia y Tailandia, Cáritas ha puesto en marcha una nueva etapa de trabajo en la región dirigida a impulsar proyectos de desarrollo a largo plazo en cada uno de los cuatro países afectados.

Desde 2004, la red internacional de Cáritas y cada una de las Cáritas nacionales de los países afectados han impulsado una intensa labor de ayuda humanitaria para paliar los efectos de una catástrofe natural que dejó tras de sí más de 220.000 fallecidos y unos 22.000 desaparecidos, provocó el desplazamiento de 1.500.000 personas y afectó a una población estimada entre 4 y 6 millones de personas en todo el Sudeste Asiático.

La acción de Cáritas se ha desarrollado en el marco de los Planes de Emergencia y Reconstrucción diseñados por cada una de las Caritas locales y que han supuesto una inversión de 100.173.000 dólares en Sri Lanka, de 6.180.000 dólares en Tailandia, de 261.770.000 dólares en Indonesia y de 117.500.000 dólares en India.

En total, en los últimos cuatro años la red internacional de Cáritas ha destinado a los programas a favor de las victimas del maremoto un total de 485.623.000 dólares (unos 373 millones de euros).

Cáritas Española ha sido uno de los miembros de la red internacional de Cáritas que ha asumido mayor liderazgo en la respuesta a esta emergencia. Desde 2004, viene ofreciendo un importante apoyo económico y técnico a los planes nacionales de emergencia y reconstrucción a través de la campaña "Cáritas con el Sudeste Asiático". En India, Cáritas Española ha invertido en el último cuatrienio 7,8 millones de euros; en Indonesia, 3,2 millones; en Tailandia, 3 millones; y en Sri Lanka, 4,1 millones. En total, las ayudas canalizadas entre 2004 y 2008 por Cáritas Española a las zonas afectadas ascienden a 16.680.344 euros.

Los destinatarios que han sido objeto de opción preferente de Cáritas han sido las mujeres, los niños, los ancianos, los discapacitados, los pescadores, los inmigrantes, y los refugiados y desplazados. Y, en todos los casos, aquellas personas a las que no ha llegado la acción de otras redes y organizaciones. Todas las acciones desarrolladas para responder a las necesidades de cientos de miles de damnificados se ha basado en los principios que inspiran el trabajo de Cáritas en el terreno de la cooperación: solidaridad, subsidiariedad, fraternidad, transparencia, independencia, austeridad y eficiencia.

Por sectores de actividad, el apoyo de Cáritas Española se ha dirigido de forma prioritaria a la recuperación de los medios de vida de los damnificados y a garantizar aspectos básicos como la alimentación, la salud, la atención psicosocial, la educación, el alojamiento temporal y la construcción de viviendas, el suministro de agua y el saneamiento, además de la formación de las comunidades afectadas en programas de prevención de desastres y la creación de cooperativas.


Colaboración con congregaciones religiosas

En el marco de los programas de reconstrucción del maremoto en el Sudeste Asiático, Caritas Española ha venido desarrollando una estrecha colaboración con diversas congregaciones religiosas presentes en el terreno desde antes del tsunami y que sumaron su acción misionera a paliar los efectos de la catástrofe entre los damnificados.

La coordinación ha sido especialmente intensa con la Compañía de Jesús en Indonesia; con los Carmelitas, los Claretianos y los Hermanos del Amor Misericordioso en India; y con los Religiosos Camilos en Tailandia. Todas estas congregaciones han aportado a la reconstrucción en los últimos cuatro años un total de 2,12 millones de euros.

Nueva fase de desarrollo

Una vez culminados los objetivos y plazos de ejecución identificados en cada uno de los planes nacionales de reconstrucción, Caritas Española va a mantener su colaboración activa y fraterna con las Cáritas de India, Sri Lanka, Indonesia y Tailandia a través del apoyo y el acompañamiento de las siguientes líneas estratégicas de desarrollo a largo plazo:

- Fortalecimiento comunitario y desarrollo integral sostenible.

- Formación en prevención y reducción de riesgos al desastre.

- Estrategias de mediación ante conflictos.

- Consolidación de las organizaciones locales.