Cuba: Cuaresma con gestos de misericordia en el Año Jubilar Mariano

Preparativos para la visita de Benedicto XVI

| 1558 hits

MIAMI, martes 20 febrero 2012 (ZENIT.org).- Con las palabras “Dale la mano a tu hermano”, circula entre las comunidades católicas cubanas un plegable para motivar al pueblo a vivir y realizar gestos de misericordia durante el tiempo de Cuaresma que se inicia el 22 de febrero, Miércoles de Ceniza.

Esta invitación forma parte del plan anunciado por los obispos cubanos al convocar, el pasado 8 de diciembre, el Año Jubilar Mariano por los 400 años del hallazgo y presencia de la Virgen de la Caridad junto al pueblo cubano.
“Que este espíritu jubilar sea vivido intensamente por todos los cubanos”, dice el mensaje de los obispos.

“Convocamos, en Cuaresma y Semana Santa, a no pasar indiferente ante el sufrimiento del prójimo y a actuar siempre con misericordia”, señala.

El mensaje establece gestos concretos para cada etapa litúrgica del Año 2012. Para cada gesto se han creado materiales catequéticos como el plegable de Cuaresma.

Al distribuir este material a todas las comunidades de su diócesis, el obispo de Holguín, monseñor Emilio Aranguren Echeverría comenta, en una carta a los agentes pastorales, el lema del plegable y señala que pudiera haber dicho: “Haz bien y no mires a quien” o, también, “¿Quién es tu hermano? Tu vecino más cercano”.
Les recuerda que eso mismo “hizo la Virgen María cuando compartía con Jesús la fiesta de bodas en el pueblito de Caná. Así nos lo enseñó magistralmente Jesús en la parábola del Buen Samaritano”.

El material catequético invita a convocar un taller para sensibilizar a la gente sobre cómo realizar el gesto sugerido.

El obispo les pide vivir este gesto durante las tres primeras semanas de Cuaresma.

Para el resto de la Cuaresma pide poner la mirada y el corazón en la visita del papa Benedicto XVI y en la peregrinación a la Misa del lunes 26 de marzo en Santiago de Cuba. En el altar estará la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre. Se celebrará la Solemnidad de la Anunciación del Señor a la Virgen María: El “Sí” de María, recuerda monseñor Aranguren. “Y además estaremos celebrando que hace 400 años, la Virgen de la Caridad le dijo “Sí” a Cuba, cuando su pequeña imagen fue tomada entre las manos de aquel niño esclavo para que, desde entonces, marcara una historia de amor con todo nuestro pueblo y con todos los cubanos”.

Monseñor Aranguren señala en su mensaje que “desde que el papa Benedicto XVI llegue al aeropuerto de Santiago de Cuba, expresará que viene a darnos su mano. Mano de padre, de pastor, de amigo, de maestro y, en esta ocasión, de manera especial, mano de peregrino”.

Como Peregrino de la Caridad, indica el Obispo, la mano del papa “ofrecerá la flor y, también, portará la vela que colocará ante la bendita imagen de nuestra Madre la Virgen de la Caridad, ofreciéndole así cuanto con su tacto, oído y mirada pastoral percibe en el silencio de nuestros corazones”.

Al preparar esta visita papal los obispos cubanos han hecho alusión a la realizada hace catorce años por el hoy beato Juan Pablo II. Por ello en cada diócesis cubana se está distribuyendo una selección de textos sobre el ministerio papal, entresacados del texto preparado por los obispos para la visita del Juan Pablo II en 1998.

“Cambian las épocas, cambian los papas, pero permanece el sentido del ministerio de Pedro en el seno de la comunidad eclesial” señala monseñor Aranguren, quien anima a los fieles a leer esta catequesis.

También les invita a que, el 19 de marzo, Fiesta de San José, Patrono Universal de la Iglesia, quienes así lo deseen, depositen junto al altar de su comunidad, la petición personal que le presentan a Dios por la visita del Santo Padre.

Todas las intenciones, se recogerán para obsequiarlas –a modo de ramillete espiritual– en el momento de la ofrenda en la Misa que, presidirá el Santo Padre.

Por Araceli Cantero Guibert