Cuba: La Iglesia pide actitudes que favorezcan la serenidad en los cambios

El Gobierno niega haber ordenado las agresiones denunciadas por las Damas de Blanco

| 1761 hits

LA HABANA, martes 6 de septiembre de 2011 (ZENIT.org).- En este momento de cambios, Cuba necesita actitudes y gestos que favorezcan el desarrollo sereno, destacó el arzobispado de La Habana después de que esposas de algunos presos políticos recientemente excarcelados denunciaran haber recibido malos tratos por parte del Gobierno.

“Acerca de actos en que las personas pueden ser ofendidas de palabras o de obras”, el arzobispado reiteró este lunes a través de un comunicado que “la violencia de cualquier tipo, aplicada a personas indefensas, no tiene ninguna justificación”.

El texto, firmado por el portavoz del arzobispado Orlando Márquez Hidalgo señala que “el Gobierno cubano, ante estas situaciones, ha comunicado a la Iglesia que desde ningún centro de decisión nacional se ha dado la orden de agredir a estas personas”.

Las Damas de Blanco afirmaron haber sufrido “actos de hostigamiento, repudio y represión” durante sus tradicionales caminatas reivindicativas.

Su presidenta, Laura Pollán, denunció que este domingo la policía la detuvo, tras un forcejeo, a ella y a varios miembros más de esta organización que lucha por la excarcelación de presos políticos en Cuba, mientras se dirigían a varias iglesias para asistir a misa.

En respuesta a los requerimientos de varias agencias de prensa que pedían la opinión de la Iglesia, el arzobispado de La Habana reiteró ayer su rechazo a cualquier “modo de abordar la realidad cubana que pueda afectar la convivencia pacífica y quebrantar el bien de la nación”.

“La Iglesia en el momento presente que vive nuestro país, como en toda otra circunstancia, persigue el bien del pueblo cubano, la reconciliación entre todos y la paz, por medio de actitudes y gestos que favorezcan el desarrollo sereno que Cuba necesita en esta etapa de cambios en que vivimos y que el pueblo cubano espera y reclama”, indica el comunicado.

El miércoles pasado, una delegación de las Damas de Blanco mantuvo una entrevista con el canciller del arzobispado de La Habana, Ramón Suárez Porcari en la que se abordó este problema.

El 1 de mayo de 2010, una reunión similar, con la presencia además del arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, abrió la posibilidad de un proceso de mediación de la Iglesia entre las Damas de Blanco y las autoridades cubanas.

Desde entonces, el arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, ha llevado a cabo un inédito diálogo en el que ha defendido a las familias de los presos y que ha desembocado en la excarcelación de 126 presos políticos.