Cuba: Muere en accidente el líder disidente cristiano Oswaldo Payá

Amplio eco en la prensa internacional a la espera de esclarecer el suceso

| 1023 hits

ROMA, lunes 23 julio 2012 (ZENIT.org).- La prensa internacional se ha hecho amplio eco de la muerte en accidente del disidente cubano Oswaldo Payá, mientras se difunde la sospecha de que su muerte no haya sido accidental. La hija del líder muerto afirmó en declaraciones a la prensa que la muerte de su padre no fue accidental y que había testigos de que otro vehículo lo embistió para sacarlo de la carretera.

El diario católico francés La Croix afirma en un artículo publicado hoy que "Cuba ha perdido a uno de sus disidentes más activos".

El diario explica que Payá "había consagrado su vida a luchar pacíficamente contra el régimen comunista cubano. A lo largo de toda su vida, no cesará de repetir que su fe le da la fuerza de luchar pacíficamente contra el régimen, aún teniendo tensiones con la jerarquía católica de la Isla".

El periódico francés da algunos datos biográficos. Nacido en 1952, en una familia practicante de La Habana y desde su juventud víctima de discriminaciones por su fe católica, que vivía abiertamente sin concesiones, y por sus tomas de posición contra el comunismo.

Hace estudios de ingeniero de telecomunicaciones en La Habana y en 1988 funda con un grupo de amisgos católicos, protestantes y laicos el Movimiento Cristiano de Liberación (MLC) para combatir pacíficamente el comunismo, que considera "un sistema perverso de apropiación de los sujetos".

A través de esta entidad, Oswaldo Payá consagró su vida a llamar a un diálogo nacional entre los cubanos --hombres políticos en el poder incluídos- para dialogar sobre una transición no violenta hacia la democracia. Un papel de líder que le valió una vigilancia recrudecida por parte de las autoridades cubanas. En 2010, confesaba haber encontrado un micrófono escondido en la habitación conyugal de su hogar.

En 1998, Payá lanzó el proyecto Varela (del nombre del sacerdote y filósofo cubano Félix Varela), una de las iniciativas más importantes de la disidencia cubana. Esta petición, que exige especialmente el derecho a la libertad de expresión, el derecho de crear empresas privadas, y la amnistía para los prisioneros políticos, recoge diez mil firmas.

Como lo prevé la ley cubana, toda petición que pasa este límite debe dar lugar a la discusión de un proyecto de ley en el Parlamento. El texto fue depositado en 2002, pero los diputados lo rechazan finalmente, tras un discurso de George Bush exigiendo la abolición del sistema socialista de la Isla, y firman un texto calificando de "intocable" el carácter socialista de la revolución para más de ocho millones de cubanos.

El proyecto Varela refuerza su notoriedad internacional. Esto último le protegerá de la prisión a lo largo de toda su vida.

Desde el domingo 22 de julio, las reacciones de apoyo a su familia y a sus amigos se multiplican. Otro cubano miembro del MCL murió en el accidente. Otros dos pasajeros salieron con heridas leves. Son el español Angel Carromero Barrios, miembro de Nuevas Generaciones del Partido Popular, y el sueco Jens Aron Modig, presidente de la Liga de la Juventud Demócrata Cristiana de Suecia (KDU).

Se esperan sus testimonios para esclarecer las circunstancias del accidente. Algunos testigos aseguran que el vehículo de Payá fue golpeado por otro coche, mientras que otras fuentes hablan de una pérdida de control del conductor.