Cuenta corriente para ayudar al Papa en sus obras de caridad

Para poder seguir ofreciendo ayuda y cercanía a las víctimas de catástrofes naturales o la guerra

| 4037 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes 20 de julio de 2010 (ZENIT.org).- Las personas que quieren colaborar con las obras de caridad que realiza el Papa, como por ejemplo la reconstrucción de una escuela de Haití destruida por el terremoto, pueden hacerlo también enviando su contribución a través de trasferencia bancaria.

El próximo 22 de julio el cardenal Paul Josef Cordes, presidente del Consejo Pontificio "Cor Unum", dicasterio vaticano encargado de distribuir las ayudas del Santo Padre, viajará a ese país para entregar 250 mil dólares estadounidenses como primera entrega para la reconstrucción de la escuela Saint François de Sales, de Puerto Príncipe.

No se trata sólo de un don económico, sino sobre todo de un gesto de cercanía de Benedicto XVI con los damnificados del terremoto que tanto sufren todavía.

La delegación presidida por el cardenal Cordes, conformada por miembros de la Fundación papal "Populorum Progressio", que financia proyectos a favor de comunidades campesinas, mestizas y afroamericanas pobres de los países de Latinoamérica, visitará, además, los campos de refugiados gestionados por la Iglesia católica y celebrará una Eucaristía, junto a la Iglesia local, en uno de ellos.

Este gesto de caridad y cercanía a las víctimas de desastres naturales, conflictos, pobreza y hambre, el Papa puede hacerlo gracias a los donativos de los católicos del mundo, que después son distribuidos por el Consejo Pontificio "Cor Unum", según las indicaciones recibidas del Papa.

De este modo, como explican fuentes de "Cor Unum" a ZENIT, el Papa "manifiesta además la cercanía espiritual y paternal de la Iglesia universal a las poblaciones de los países en desarrollo alentando su progreso integral y contribuyendo a financiar proyectos a favor de niños, mujeres, ancianos, minusválidos y de los más necesitados".

En el año 2009, el Papa pudo distribuir, con discreción, 1.869.000 dólares estadounidenses, entre 25 países, que han afrontado emergencias (calamidades naturales o provocadas por el hombre). En 2008, las ayudas ofrecieras fueron 1.763.320 dólares, y en 2007, 1.486.273.

Benedicto XVI también apoya el desarrollo humano integral, motivo para el cual destinó en el año 2009 2.304.000 dólares estadounidenses en proyectos para 45 países. En los dos años precedentes, las sumas aportadas habían sido 2.372.938 y 2.009.250 dólares.

Además, el Papa realiza su labor de caridad a través de dos Fundaciones. La primera es la Fundación Juan Pablo II para el Sahel, comprometida en la lucha contra la desertización y el fomento del desarrollo en los países africanos de esa región, que en el último año ofreció ayudas por un valor de 2.300.000 dólares.

La otra es precisamente la Fundación "Populorum Progressio", reunida en estos días en la República Dominicana para evaluar la financiación de 230 proyectos en 20 países. En el último año, esta institución, creada por Juan Pablo II, destinó ayudas por un valor de 2.128.500 dólares.

En el último año, por tanto, estas ayudas han supuesto 8.601.500 dólares, pero no son completas, pues el Papa ofrece además ayuda a través de otros canales, como la propuesta "Cien  proyectos del San Padre", con la que, en el contexto del año 2000, se invitó a las Iglesias particulares de los países más ricos a ayudar las Iglesias de los países más pobres en la realización de 100 proyectos en el ámbito de las siete obras de misericordia corporal y espiritual.

En realidad, los proyectos presentados han superado el número de doscientos, por un importe total de 20 millones de dólares, a cuya realización también han contribuido algunas agencias católicas de ayuda a los países en desarrollo. Uno de los más importantes y duraderos efectos de la iniciativa ha sido el establecer de hermandades entre diócesis, actividad que todavía continúa. 

El Consejo Pontificio "Cor Unum", según ha podido saber ZENIT, cuenta con cuentas corrientes que cualquier persona pueda colaborar directamente con estos gestos de caridad del Papa.

 


Las cuentas corrientes que se han puesto a disposición para este objetivo son las siguientes:

Con transferencia bancaria en euros desde otros países:   

Pontificio Consejo "Cor Unum" 
Cuenta corriente postal N. 603035 
Banco Posta, Poste Italiane S.p.A. 
Viale Europa, 175 
I-00144 Roma, Italia 
Código BIC-SWIFT de Poste Italiane S.p.A.: BPPIITRRXXX  
Indicar la motivación, nombre, apellidos y dirección.

Con transferencia bancaria en otras divisas (EE. UU. dólares - USD,  Australia dólares - AUD, Canadá dólares - CAD, Reino Unido libras GBP, Suiza francos - CHF, Japón yenes - JPY) desde otros países:    
Pontificio Consejo "Cor Unum" 
Cuenta corriente postal N. 603035 
Banco Posta, Poste Italiane S.p.A. 
Viale Europa, 175; I-00144 Roma, Italia 
Código BIC-SWIFT de la Banca Popolare di Sondrio: POSOIT22XXX  
Indicar la motivación, nombre, apellidos y dirección.

Desde otros países en euros o en otra divisa: 
Los donativos se pueden hacer a nombre del: 
Pontificio Consejo "Cor Unum" 
Cuenta bancaria N. 101010 
Banca di Roma 
Código internacional del banco (IBAN): IT93 J 03002 05008 000000 101010 
Código SWIFT: BROMITR1204 
Indicar la motivación, nombre, apellidos y dirección. 

Con transferencia bancaria en euros desde Italia:

Pontificio Consejo "Cor Unum" 
Cuenta corriente postal N. 603035 
Banco Posta, Poste Italiane S.p.A. 
Viale Europa, 175 
I-00144 Roma, Italia 
Código internacional del Banco (IBAN): 
IT20 S 07601 03200 000000 603035 
Indicar la motivación, nombre, apellidos y dirección.