Cumbre mundial de agencias de ayuda católicas en Roma

Una iniciativa del Papa para precisar la identidad de estas instituciones

| 489 hits

CIUDAD DEL VATICANO , 23 nov (ZENIT.org).- ¿Qué es lo que diferencia a las agencias católicas de asistencia del resto de las instituciones filantrópicas que existen en el mundo? Para responder a esta pregunta, Juan Pablo II ha encargado explícitamente al Consejo Pontificio «Cor Unum» la organización de un encuentro en Roma al que han sido invitadas agencias y organizaciones de ayuda católicas de todo el mundo.



En el encuentro, que tendrá lugar el próximo 27 de noviembre, participan los responsables de instituciones como la Asociación de Voluntarios para el Servicio Internacional (AVSI) de Italia, Secours Catholique de Francia, Deutscher Caritasverband de Alemania, Caritas Italia, Caritas Korea (CBCK), Caritas México, Caritas Polonia, Catholic Relief Services de Estados Unidos, Ayuda a la Iglesia Necesitada (sede central en Alemania y delegaciones en varios países), Manos Unidas (España), Misereor (Alemania), la Sociedad de San Vicente de Paúl y un representante de África.

El arzobispo Paul Josef Cordes, presidente del Consejo Pontificio Cor Unum, en vísperas del encuentro, explica en declaraciones a Zenit que el encuentro busca precisar la identidad de estas instituciones. En concreto, se les ha pedido que realicen «un breve y conciso documento en el que se describa la identidad gobal de una agencia u organización católica comprometida en la asistencia o el desarrollo humanitario».

Es la primera vez que los representantes de las mayores agencias católicas se reúnen con este objetivo. El encuentro tiene lugar en un momento en el que el sector humanitario experimenta una gran expansión y las instituciones católicas despiertan particular confianza gracias a la transparencia que testimonian.

La Iglesia católica, comprometida con sus organizaciones y agencias de asistencia, que viven gracias a la generosidad de los fieles, dirige en estos momentos la red de servicios sociales y humanitarios más grande del planeta (programas de desarrollo, escuelas, hospitales, centros de formación, etc.); sin embargo, esta labor se diferencia de la de las instituciones filantrópicas por el hecho de que su razón de ser se inspira directamente en el Evangelio.

Por este motivo, continúa aclarando el arzobispo Cordes, «la definición clara de la identidad de las agencias católicas comprometidas en esta labor servirá sin duda para impulsar su misión».

El Pontificio Consejo Cor Unum, creado por el Papa Pablo VI en 1971, «expresa la solicitud de la Iglesia católica hacia los necesitados para que se favorezca la fraternidad humana y se manifieste la Caridad de Cristo», como explica la Constitución apostólica «Pastor Bonus» (art. 145).

Este organismo vaticano tiene tres objetivos: ser instrumento ejecutivo del Santo Padre cuando emprende especiales iniciativas humanitarias en caso de calamidad o en el campo de la promoción humana integral; promover la catequesis de la caridad y estimular a los fieles a dar testimonio concreto de la caridad evangélica; favorecer y coordinar las iniciativas de las instituciones católicas mediante el intercambio de informaciones en el espíritu de fraterna colaboración con el fin de favorecer el desarrollo integral.