David Rosen: Confiamos en que Francisco siga luchando contra el antisemitismo

El rabino saludó ayer al papa Francisco y subrayó sus relaciones con los judíos de Argentina

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Anita Bourdin | 1325 hits

El rabino Rosen es director de relaciones interreligiosas de la Asociación Judía Americana. Ayer tuvo ocasión de estar con el papa Francisco en la audiencia con las delegaciones de distintas Iglesias y otras religiones.

ZENIT le entrevistó después del encuentro.

¿Qué le ha dicho al papa?

--Rabino David Rosen: Cuando uno es parte de una delegación, incluso una audiencia privada con el papa no se permite una conversación real. Le dije que esperaba que ayude a profundizar en las relaciones entre judíos y católicos aún más y esperaba que también contribuya a promover la paz en la Tierra Santa.

¿Qué contestó él?

--Rabino David Rosen: El asintió con la cabeza y dijo sí, sí y sonrió y me agarró las manos. No había tiempo para mucho más.

¿Qué espera para los próximos años en las relaciones entre judíos y católicos?

--Rabino David Rosen: Lo más importante es que esos "vaticanistas", quienes decían que las relaciones del Vaticano con los judíos disminuirían después de Benedicto XVI, y después de Juan Pablo II y que íbamos a tener un papa que no tendría ningún interés particular en esta área, todos se han equivocado. Podemos anticipar con confianza que la relación entre católicos y judíos será un punto importante de este pontificado. Ya sabes, también hoy en la audiencia privada, el papa Francisco subrayó en estas palabras un compromiso especial con la relación entre judíos y católicos, y ayer cuando habló en su misa de inauguración dio la bienvenida a "los representantes judíos y representantes de otras religiones", de modo que éramos los únicos junto a los representantes de otros grupos cristianos que mencionó por su nombre.

Así que podemos esperar una profundización aún mayor de la relación entre la Iglesia católica y el pueblo judío

--Rabino David Rosen: 

Si me preguntan qué asuntos pendientes me gustaría que tratara, yo diría que el principal desafío es el desafío educativo. Se ha producido una transformación revolucionaria en la enseñanza de la Iglesia y el enfoque de judíos, judaísmo e Israel. Y donde vivan comunidades judías junto a las comunidades católicas como en los Estados Unidos,  por tanto estos cambios se han interiorizado en las instituciones educativas de la Iglesia y en la base. Pero hay muchos lugares en el mundo donde no hay comunidades judías y donde judíos no aparecen en la "pantalla de radar" católica y lugares donde, incluso los obispos no conocen el contenido de "Nostra Aetate", y donde no es parte de la educación católica. Así que creo que el hecho de que el papa Francisco provenga de Argentina - sí en Argentina hay una comunidad judía y en Brasil -, pero en la mayor parte de América Latina, no lo hay y por lo tanto creo que es muy importante obtener su apoyo, su guía y su instrucción - a las iglesias y las escuelas parroquiales y en la formación de los sacerdotes en todo el mundo - que esta debe ser una parte integral de su programa educativo.

El Papa Benedicto dice que no puedes ser católico y antisemita: ¿cuál es su evaluación del pontificado del Benedicto desde el punto de la relación entre judíos y católicos?

- Rabino David Rosen: El pontificado de Benedicto XVI ha sido muy importante y no creo que mucha gente en la comunidad judía ha entendido lo importante que fue. Porque no sólo fue sobre los pasos de Juan Pablo II y de alguna manera los alargó, por ejemplo, visitó más sinagogas en ocho años que Juan Pablo II en todo su pontificado. Pero también siguiendo los pasos de Juan Pablo II hizo algo muy importante: dado que podrían haber dicho que la visita de Juan Pablo II a la sinagoga de Roma y a la de Tierra Santa, en Israel, fueron acciones idiosincrásicas de un hombre que tenía una experiencia personal de amistades judías cuando niño, y por el impacto de la Shoah, sentía en sí mismo la necesidad de hacer estos gestos. Benedicto XVI siguiendo sus huellas y haciendo exactamente las mismas acciones, en efecto, consagró estas acciones en el tejido del pontificado y de la Iglesia en su conjunto.

Por tanto lo natural ahora sería  que el papa Francisco visite la sinagoga de Roma, para llegar a Israel, en Tierra Santa y en muchos aspectos estos pasos naturales han sido facilitados por el papa Benedicto XVI, siguiendo los pasos de Juan Pablo II.

En Francia, Marc Knobel acaba de publicar un libro importante sobre antisemitismo en los años 2000-2013. ¿Como responder a estas nuevas formas de antisemitismo?

--Rabino David Rosen: Desafortunadamente el antisemitismo ahora se pone de moda otra vez. Después del impacto de la Segunda Guerra Mundial pensamos que habíamos controlado el virus. Pero ahora está brotando en todos los lugares en muchas formas diferentes. Y uno de los más recientes es el de Hungría, donde se ve una especie de neofascismo antisemita, y entonces se ve en algunos lugares, como en Francia y Bélgica un antisemitismo que es una salida a las frustraciones árabes, que se centra en el conflicto Israel-árabe y genera hostilidad hacia cualquier persona que apoye a Israel. Y luego ves antisemitismo procedente de determinados círculos de la nueva izquierda que quieren retratar a Israel como un sustituto de Estados Unidos. Todos los tipos de nuevo antisemitismo que están apareciendo, desde la derecha a la izquierda, requieren una respuesta importante y desde luego confiar y esperar que el papa Francisco sea muy fuerte en este tema porque él lo entiende. Entiende y también ha experimentado el bombardeo de un centro judío en Buenos Aires, el Centro de la AMIA, donde 85 judíos fueron asesinados, fue uno de los primeros en llegar allí, para mostrar su solidaridad y también para emitir una declaración pidiendo a las autoridades argentinas detener a los autores, participó en el evento conmemorativo, y el año pasado celebró en la catedral un evento conmemorativo Kristal Nacht. Tenemos todas las razones para esperar que Francisco seguirá con el mismo compromiso luchando contra el antisemitismo como Benedicto XVI y Juan Pablo II.

Traducido por Rocío Lancho García